•  |
  •  |

Dos versiones médicas antagónicas obtuvo EL NUEVO DIARIO sobre las pistas y pruebas que podrían encontrarse si al cuerpo del padre Marlon Pupiro le practicaran una nueva autopsia. Un galeno nicaragüense señala que dichos estudios serían infructuosos, mientras otro, de origen norteamericano, asegura que se obtendrían elementos que despejarían dudas en este caso.

La versión oficial de la Policía Nacional sobre la muerte del padre Pupiro indica que fue golpeado y asfixiado mecánicamente. Se le atribuye al mesero del centro recreativo La Borgoña, Yazker Blandón, quien ha asumido ser el autor del asesinato. El religioso desapareció la madrugada del 20 de agosto y fue encontrado sin vida tres días después en un basurero.

El doctor Alfredo Rodríguez, Director de Ciencias Forenses del Condado de San Diego, Estados Unidos, explicó que “hay cuerpos que se trabajan hasta 30 días después en estado de putrefacción, y pueden buscarse los residuos de fármacos, tóxicos, siempre y cuando trabajemos hígado, médula ósea y contenidos sanguíneos; todavía es factible realizar pruebas de toxicología de alcohol, drogas de consumo y todo lo que se llama perfil toxicológico”.  

Duarte: “Resultados sería nulos”
Para el doctor Rodríguez, la exhumación del cuerpo del padre Pupiro puede generar pistas importantes, pero para el director del Instituto de Medicina Legal, IML, Zacarías Duarte, actualmente los resultados serían nulos, “menos ahora, porque entre más tiempo pasa, eso se degrada, y el proceso de descomposición de un cuerpo degrada todo lo que hay en él. Hacer una exhumación no tiene ninguna razón ni técnica ni científica… en un cuerpo en descomposición todos los tejidos están destruidos”, indicó Duarte.

Duarte aseguró que el IML realizó todos los estudios posibles en el cuerpo del religioso, y no existen debilidades en el trabajo de los galenos. Pero familiares del párroco han manifestado su desconfianza en los resultados de los médicos nicaragüenses, y no descartan la posibilidad de exigir la exhumación del cuerpo para que lo analicen médicos extranjeros.   

Tres días y estudio no se hizo

Las autoridades del IML argumentaron que no pudieron determinar si Pupiro había consumido cervezas, Dormicún, o si había tenido acceso carnal debido a que no le practicaron los exámenes correspondientes por el estado de descomposición del cuerpo.

“Estamos hablando de dos a tres días, que probablemente no rebasaba el tiempo que tenía el padre de fallecido, según el tánato crónato diagnóstico que tiene el reporte del IML, por lo tanto, en ese tiempo el cuerpo se encuentra en bastantes buenas condiciones, a excepción de que la temperatura haya estado alta para que haya habido gasificación”, aseveró Rodríguez.  

El experto internacional agregó que el semen, bajo ciertas condiciones, si está dentro del cuerpo de una víctima de violación, se puede encontrar activo hasta 72 horas después del hecho. “Tengo una teoría, en la cual estoy sobre la posibilidad de que este crimen está vinculado a un problema de relaciones de homosexuales o de alguien que pudo haber establecido la violencia sexual”, finalizó.