•  |
  •  |

Decenas de activistas de Amnistía Internacional, AI, se manifestaron en el Ángel de la Independencia, de Ciudad México, para dar a conocer las graves violaciones de derechos humanos a las que se enfrentan mujeres y niñas en Nicaragua, y pedir los transeúntes su respaldo a una petición dirigida al presidente de Nicaragua, instándole a que tome medidas adecuadas para proteger a las niñas y a las mujeres frente a la violencia sexual, y asegure el respeto a sus derechos sexuales y reproductivos.

“Parece que al Estado nicaragüense no le interesan las niñas y las mujeres que sufren violencia sexual. El plan más reciente para combatirla se elaboró en 2001 y finalizó en 2006. Desde entonces, nada”, expuso Alberto Herrera Aragón, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional de México.

Además de la efectuada en Ciudad México, también se han realizado actividades de solidaridad con las mujeres y niñas de Nicaragua, en cinco ciudades del país, entre estas: Guadalajara, Chihuahua, Colima, Querétaro y Guanajuato, y en los próximos días se realizarán en Sonora y en Tehuacán.

“Desde México, pedimos al gobierno nicaragüense que adopte de inmediato todas las medidas posibles para eliminar la prohibición total del aborto y para garantizar una atención integral para las mujeres y niñas que han sufrido violencia sexual, incluido su acceso a la justicia”, agregó Herrera Aragón.

Campaña global
Esta actividad forma parte de una serie de campañas globales que Amnistía Internacional está realizando en el marco de su 50 Aniversario. Nicaragua fue visitada por una comisión de Amnistía Internacional en julio de este año, la cual se entrevistó con víctimas de violencia que no han encontrado eco en las autoridades, y cuyos casos han quedado en la impunidad.

La comisión de Amnistía Internacional solicitó entrevista con el mandatario Daniel Ortega, quien nunca dio respuesta a su petición, en la cual intentaban entregar un documento respaldado por 200 mil firmas provenientes de 115 países, obtenidas a nivel internacional, que demandan del presidente Ortega un compromiso real de tomar acciones urgentes en contra de la violencia sexual, principalmente la cometida contra las niñas y las adolescentes.

Según datos policiales, entre 1998 y 2008 en Nicaragua se denunciaron más de 14,000 casos de violación. Dos tercios de las víctimas eran menores de 17 años. Y lejos de disminuir, el problema parece agravarse. En 2010 se registraron un total de 3,778 denuncias de abusos sexuales, y 39 mujeres y niñas fueron asesinadas. En la mayoría de los casos, los agresores disfrutan de impunidad ante la inacción de las autoridades.

Durante esta actividad, quienes apoyaban esta iniciativa de Amnistía Internacional, colocaron luces y flores en las inmediaciones del monumento. “Cada flor y cada luz habla por una niña o mujer en Nicaragua. Muchas de ellas han fallecido debido a las inadecuadas políticas del gobierno nicaragüense, y nunca podrán hablar”, afirmó Alberto Herrera Aragón, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional de México.

Al pasar las 10 de la noche, las luces del Ángel de la Independencia fueron desconectadas y el monumento se iluminó con cientos de flores colocadas por los habitantes de Ciudad México, en solidaridad con las niñas y con las mujeres en Nicaragua.

En total, más de 500 luces y flores fueron colocadas, y en muchas de ellas se leyó mensajes como: “Por María”, “Por Lucía” o “Por las niñas de Nicaragua”. Además, unas mil personas han firmado la petición al gobierno de Nicaragua, y otras 1,200 han participado a través de una manifestación virtual.