•  |
  •  |

Nicaragua necesita más cooperación para continuar reduciendo los niveles de desnutrición, que este año se logró bajar al 50 por ciento y permitió al país obtener  “luz verde” en las metas de Desarrollo del Milenio, afirmó Gero Vaagt, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, durante la jornada de celebración del Día Mundial de la Alimentación.

Según el representante de la FAO, este avance no quiere decir que todo está bien, porque aún falta un 19 por ciento por atender, que significa más de un millón de nicaragüenses en extrema pobreza y sin educación, como es el caso del Norte del país.

“Nicaragua ha cumplido con todas las categorías…. Hasta hoy ya cumplió con la reducción del 50 por ciento (de la desnutrición) desde 1990”, dijo Vaagt.

 

Programas gubernamentales con éxitos
Helmut Rauch, Director del Programa Mundial de Alimentos, PMA, comentó que Nicaragua tiene grandes potenciales para ubicarse en la primera línea del Desarrollo y combatir el hambre. Pero consideró que se necesita una cooperación radical del gobierno, Empresa Privada y otros sectores.

“Una multitud de programas impulsados por el gobierno han ayudado a que se alcance este nivel. Como alimentación escolar, Hambre Cero y muchos más que dan apoyo comunitario”, indicó Rauch.

En esto, también coincidió el representante de la FAO, que aclaró que todo este trabajo se ha realizado en conjunto con la  Asamblea, Gobierno y Universidades.
Pese que los resultados finales se evaluarán en el año 2015, Vaagt ve altas posibilidades de que a Nicaragua se le dé, igual que ahora, luz verde.

 

Muchos retos por superar
“Nuestros programas de gobierno impulsados en zonas rurales que han sido olvidados por gobiernos anteriores han transformado esa realidad de la mujer rural, para que estos puedan reintegrarse a la sociedad, porque son un aporte fundamental a nuestro país”, señaló el vicecanciller Valdrack Jaentschke.
Añadió que el precio justo de alimentos debe ser una prioridad para el país y que es el reto del gobierno.

“Todavía hay lugares en donde la desnutrición crónica existe, donde hay que llevar educación… Queremos seguir siendo socios responsables y confiables en la lucha contra la pobreza y en especial contra el hambre”, finalizó.