•  |
  •  |

La peneoscopia es un examen que se realiza en los hombres para detectar lesiones pre-cancerosas provocadas por el Virus del Papiloma Humano, además de la enfermedad Neoplasia Intraepitelial peneana. En Nicaragua pocos hombres conocen de este test y según el Gineco Oncólogo Carlos Vargas, casi siempre el varón es quien transmite este virus que luego provoca el cáncer de pene, “porque somos más promiscuos”.

Antes de realizar la peneoscopia (revisar el pene con microscopio) se limpia para luego empaparlo de ácido aséptico al cinco por ciento, con la finalidad de coagular las proteínas y lograr que las lesiones se tornen de color blanco.

Y es que el virus se queda en la superficie, porque se dividen celularmente muy rápido.

Según el especialista, se han atendido en Nicaragua a muchos jóvenes de entre 15 y 17 años con cáncer de pene. “Estos muchachos creen que lo que andan es una ulcerita, y el tratamiento es cortarle el pene”, sentenció.

 

6 de cada 10 varones infectados

Y es que la prevalencia de pacientes en Nicaragua con infecciones virales en el pene es del 60%, “seis de cada 10 varones andan con infecciones microscópicas”, detalló el médico.

Los posibles pacientes con cáncer de pene y ahora hasta de ano, porque este último tiene las mismas características del cuello de la matriz, según Vargas; son las personas que tienen relaciones sexuales anales y vaginales sin preservativo, se infectan del virus y esto produce lesiones pre cancerosas y cancerosas del ano y del pene.

 

Otra de las razones que conlleva a padecer este mal son las prácticas sexuales a temprana edad, así como el número de compañeras vaginales y compañeros de sexo oral.

El examen peneoscópico está indicado en pacientes cuya compañera de vida presenta alguna lesión precancerosa por virus. Esta no es una práctica anual, como sucede con el examen del Papanicolau en la mujer.

Dicho examen es indoloro y su objetivo final es curar estas lesiones para evitar el desarrollo de un cáncer.

Vale mencionar que la detección de estas lesiones, así como su tratamiento, no necesariamente tiene que practicarlo un especialista en cáncer, pues en palabras del doctor Vargas, el paciente puede de igual manera ser tratado por un ginecólogo y un urólogo “sólo si saben utilizar la técnica”.

Por otro lado y no menos importante, está la práctica del sexo oral a penes infectados.

Sobre este tópico, el médico advirtió que cuando esa práctica se realiza, la pareja se traga una buena cantidad de virus y aunque no pueden vivir en la boca y menos ocasionar lesiones, “ahora se ha visto que los virus que producen cáncer de cuello del útero y de pene se debe a los cánceres de faringe, amígdalas y de lengua”, explicó el doctor Vargas.

 

Tratamiento sencillo

En cuanto al tratamiento para este mal, es sencillo, según afirmó el doctor. “Se puede hacer con crioterapia, que es la congelación del tejido, este cae y muere y luego se renueva la parte donde estaba la lesión”.

De la misma manera, se puede tratar con cremas antivirales inmunomoduladoras (Imiquimod) que modulan el sistema inmunológico, de modo que aumente la producción de sustancias antivirales que todos tenemos. Esta crema también se usa para carcinomas de piel.

El médico especialista recomienda enseñarle a los jóvenes a que sus prácticas sexuales no sean tan aventadas, “que sean más decentes y más limpias”.