•  |
  •  |

El dirigente del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y embajador de Nicaragua en Perú, Tomás Borge Martínez, responsabilizó “a la derecha” de estar detrás de las amenazas a los sacerdotes católicos, con el fin de perjudicar electoralmente al partido de gobierno.  

No obstante, Borge no especificó nombres de personas o de partidos políticos que, según él, son los responsables de estas amenazas.

“Es curioso que personas tan ilustres se hagan como que a lo mejor es verdad, o den respuestas ambiguas a esta situación (de las amenazas).  Ellos (los líderes de la Iglesia Católica) saben, y no tengo la menor duda, de que no es el Frente Sandinista el que está haciendo eso”, expresó Borge en alusión a las amenazas contra los sacerdotes.

A juicio de Borge, “resulta absurdo, ilógico, estúpido e idiota que sea el Frente Sandinista”, el responsable de las intimidaciones.  

“Es la derecha, es lógico…De dónde van a provenir (las amenazas), de alguien que quiere restarle votos al Frente Sandinista, eso te lo dice el sentido común”, agregó.

En torno a la postura de los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Borge dijo estar seguro “que ellos saben que eso es así”, en alusión a que se trata de una campaña de los partidos de oposición para perjudicar electoralmente al partido de gobierno.

“Los altos prelados de la Iglesia, como los mismos sacerdotes (amenazados), aparentemente están interesados...”, respondió Borge al preguntarle si tanto la dirigencia católica como los sacerdotes amenazados estarían interesados en hacer creer a la gente que es el Frente Sandinista el responsable de las coacciones, “aunque el sentido común les diga de dónde provienen”, esas amenazas.

“A mí me parece que este silencio o esta manipulación o estas frases oscuras e indecisas; es una actitud censurable, anticristiana y tiene fines preconcebidos y egoístas; impregnados de las peores intenciones. Me parece que hay mala fe en todo esto”, expresó Borge.

El embajador dijo sentir indignación “por esta manipulación que se está haciendo” e  insistió en que “resulta obvio, y el sentido común así lo indica”, de que las amenazas provienen de los adversarios políticos del Frente Sandinista; incluso, no puso en duda la existencia de esas amenazas.

“FSLN ganará”

Borge considera que el primer perjudicado con esta situación, electoralmente hablando, sería el Frente Sandinista.  

“Según encuestas confiables, el Frente Sandinista va a ganar con una mayoría abrumadora las próximos elecciones, así que si un partido tiene asegurada la victoria, con qué fin va a amenazar a los sacerdotes”, cuestionó Borge, al tiempo que señaló que “en ningún caso sería correcto, ni aunque estuviéramos en riesgo de perder las elecciones, en ningún caso sería correcto amenazar a nadie y mucho menos a religiosos”.

Para Borge, “es una cuestión de principios no amenazar a nadie y menos a los sacerdotes, porque si el fin se supone que es para amedrentarlos y no hagan nada que ayude a disminuir los votos del Frente Sandinista, cada amenaza que aparece es para disminuirle votos a este partido; entonces el Frente sería una organización estúpida si empezara a amenazar a sacerdotes para perder votos”.

“Lo curioso es que muchos sacerdotes, algunos de ellos muy ilustres, con un alto nivel académico e inteligentes, le hacen el juego a esta campaña, porque o no dicen nada o de alguna manera la confirman”, agregó.