•   LIMA / AFP  |
  •  |
  •  |

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) fustigó al crimen organizado y a los gobiernos autoritarios como enemigos de la libertad de expresión, en su 67 Asamblea, inaugurada ayer en Lima por el presidente peruano, Ollanta Humala.

El presidente saliente de la SIP, el guatemalteco Gonzalo Marroquín, dijo en su conferencia de apertura, que en América Latina “hay dos grandes enemigos de la libertad de expresión y de prensa: estos son el crimen organizado y los gobiernos intolerantes y autoritarios.

En ambos casos pretenden limitar y restringir el tráfico de información”.
“Ambos persiguen el mismo fin: controlar la información”, acotó, arrancando aplausos de los participantes.
Marroquín señaló que Venezuela, Ecuador, Argentina y Nicaragua cuentan con gobiernos que promulgan leyes que se han convertido en una amenaza para la prensa.

“El panorama de la prensa en la región no es nada halagüeño, pero tampoco es como para doblar rodillas”, afirmó el directivo de la SIP.

Año difícil
“La corriente de los gobernantes es buscar gobiernos sin prensa. Cuando un Presidente utiliza los recursos del Estado para enjuiciar periodistas, cuando hay leyes restrictivas, cuando se cierran medios, estamos en un año difícil”, señaló.
Marroquín también abogó por la despenalización de los delitos de difamación o de prensa, y evocó el año trágico en la región con 21 periodistas asesinados desde abril, 10 de ellos en México.

Este país es considerado por la ONU el más peligroso de América para la prensa, con unos 80 periodistas muertos y varios desaparecidos desde 2000.

Video conferencia del fundador de WikiLeaks
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien ha difundido miles de documentos secretos de la diplomacia de Estados Unidos, intervino también en una videoconferencia desde Londres, asegurando que la organización que dirige está viva y con más fuentes, pese al embargo de sus cuentas por Estados Unidos.

Se dice que “el principal problema (de WikiLeaks) es financiero y está relacionado con el embargo en Estados Unidos. Afortunadamente, tenemos un flujo de caja fuerte y sólido como para sobrevivir, lo hacemos desde hace 11 meses”, afirmó.

Assange desestimó que su organización esté en vías de extinción, “porque tenemos contratos con unas 50 compañías mediáticas en el mundo, y vamos a seguir divulgando cables” diplomáticos.

El exhacker, de 40 años, comparó la tarea de WikiLeaks con la de los periodistas, y resaltó que su papel es el de actuar como “una agencia de inteligencia de la gente para penetrar gobiernos y empresas privadas”, que rigen los destinos de civiles.

“Penetrar esos grupos permite poder entender las conductas inmorales que los caracterizan”, agregó.

Humala: “Decir la verdad”
Al inaugurar la Asamblea, el presidente Humala instó a la prensa fiscalizar su gobierno, pero siempre buscando informar con la verdad, sin dejarse influir por los intereses económicos.

“La mejor manera en que la prensa puede colaborar es en la fiscalización; necesitamos que nos digan la verdad cuando nos equivocamos”, señaló Humala, en presencia de editores de publicaciones de América presentes en la sala.
Ante la SIP, Humala planteó reflexiones sobre el papel de la prensa, algunas de las cuales tuvieron un sesgo de crítica por la cobertura que recibió en Perú su reciente campaña electoral, donde se le pintó como un enemigo de la libertad de expresión.

Las dudas sobre el respeto de Humala a la libertad de prensa se originaron en 2006, cuando se le vinculó con el presidente venezolano, Hugo Chávez, del que deslindó posiciones en 2010, al acercarse al expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

“La prensa no le debe quitar legitimidad al concepto de verdad. La prensa debe ser el instrumento legítimo de la sociedad, que le permita llevar la verdad y recibir información”, remató el mandatario peruano.