•  |
  •  |

Las autoridades del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, reconocieron que los estragos que hasta la fecha han dejado las lluvias en la red vial del país, son considerables, y que la institución necesita al menos 120 millones de córdobas para reparar la destrucción contabilizada hasta ahora.

Pablo Fernando Martínez, titular del MTI,  manifestó ayer que una de las zonas más golpeadas es el Norte del país, específicamente el valle de Sébaco, donde parte de la Carretera Panamericana resultó cortada, luego que una caja puente cediera ante la fuerza de las corrientes del río Matagalpa.

“El año pasado pensábamos que lo copioso de las lluvias era un fenómeno extraordinario, pero vemos que es algo recurrente. Esto nos obliga a prepararnos para construir infraestructura más fuerte e invertir más recursos para garantizar el acceso vehicular por las carreteras”, expresó el ministro.

Señaló que en Sébaco se perdió el derecho de vía de la margen izquierda, después de que una caja puente fallara y se desprendiera”, destacó.

Martínez hizo un llamado urgente a la Asamblea Nacional para que apruebe una reforma al Presupuesto General de la República, que permita el otorgamiento al MTI, de un monto establecido para atender las emergencias, ya que la institución no maneja presupuesto extraordinario para eventos provocados por fenómenos naturales.

Paso restringido
Explicó que en la zona de Condega hacia San Juan de Limay, un puente vado que permite el acceso no aguantó la fuerza de las aguas del río Paso Real.

“Hay problemas desde Limay hasta Pueblo Nuevo, en San Francisco del Norte, San Juan del Río Coco, Telpaneca, Quilalí y Wiwilí, zonas donde no se puede transitar” agregó.

Parte de los problemas que se presentaron en el puente Paso Real se deben a que las aguas arrastraron mucho sedimento, y el puente vado de la zona cedió y se cortó en uno de sus tramos”, dijo.