•  |
  •  |

La representante del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, en Nicaragua, Mirna Liévano, no solo ve “positivo” el nuevo programa  económico que el Gobierno de Nicaragua quiere materializar con el Fondo Monetario Internacional, FMI, sino también “necesario”.

Aseguró que el país, como otros en Latinoamérica, requerirá de capitales externos y del FMI, por muchos años, aunque hizo la salvedad de que hay inversión extranjera directa.

Liévano reiteró ayer a EL NUEVO DIARIO que  es  “positivo” el nuevo programa con el Fondo, porque “está dando la señal de que la estabilidad macroeconómica es una prioridad para el país, y, realmente, este es el marco para todos los sectores: para la acción, por ejemplo, de la empresa privada y  para los mismos préstamos del BID”.

“No es lo mismo que haya un marco macroeconómico estable para poder desarrollar todas las actividades”, agregó.
Aparte de eso, advirtió que Nicaragua “es fuerte receptora de recursos” de organismos externos, entre estos el   BID y el mismo FMI.  “Yo creo que por mucho tiempo va a haber la necesidad de capitales externos, y eso que en Nicaragua está creciendo mucho la Inversión Extranjera Directa (IED)”, planteó.

Dependencia  a largo plazo

En ese contexto, recalcó que  el país seguirá requiriendo la asistencia del Fondo. “Es un deseo legítimo que los países caminen por sus propios pies, pero yo creo que los países de Latinoamérica, casi todos, requieren de apoyo externo, y creo que Nicaragua por muchos años va a tener la necesidad de recursos externos”, insistió.

Recordó, además, que la entidad que representa tiene recursos que están sujetos al programa con el Fondo Monetario.  

Esos “son los recursos que tienen  un requisito: el requisito de que haya una estabilidad macroeconómica, y son los Préstamos de Reformas de Políticas (PBL por sus siglas en inglés)”, expuso.

Los PBL son  desembolsos “rápidos” y de “libre disponibilidad”, pero, a la vez, con condicionamientos de por medio.  De manera que incluyen, precisamente, reformas a políticas,  de acuerdo con las mejores prácticas internacionales.

Desembolsos para 2012
Liévano dejó entrever que para 2012  estarían unos US$45 millones sujetos al programa con el Fondo. Esto, si el gobierno logra concretar el acuerdo con ese organismo.

A la fecha, el Ejecutivo ha dicho que solo espera la ratificación del cumplimiento del país en el marco de la séptima y última revisión del actual programa con el FMI, prevista para finales de octubre, para arrancar con las nuevas negociaciones.