•  |
  •  |

Una semana más de constantes precipitaciones es lo que pronostica el Instituto de Estudios Territoriales, Ineter, lo que sería perjudicial para los perecederos y granos básicos que aún no se han perdido, pero que debido a la saturación de los suelos, corren gran riesgo.

Esto derivaría en serias consecuencias para los consumidores, pues se verán afectados con el incremento en los precios de dichos productos.

En el último informe presidencial se detalló que de las 230 mil 838 manzanas de cultivos de postrera, se han reportado 2 mil 737 manzanas perdidas y 1,979 con serios daños.

Solo de tomate se reportan 15 manzanas perdidas, dos más de cebolla, esto en el departamento de Jinotega, que suma un total de 148 manzanas de cultivos inservibles. En el caso de Nueva Segovia, ya han sucumbido 1,072 manzanas de productos; Estelí reporta 490 manzanas, y el rubro del algodón debuta en su nueva etapa con 10 manzanas dañadas.

El edil de Chinandega, Enrique Saravia, señaló que en ese departamento pequeños productores perdieron la cosecha de maíz y frijoles por la gran cantidad de agua que ha caído, y expresó que no se podrá sacar el ajonjolí porque ya está en riesgo de perderse.

Solo de este producto se estima que se podrían perder entre 6 mil y 7 mil manzanas, mientras que de maní, otro cultivo de la zona, están en riesgo 15 mil manzanas, las cuales están comenzando a ser afectadas por moho blanco.

En el caso de Estelí, según datos oficiales preliminares, 1,812 manzanas de granos básicos resultaron afectadas. El alcalde Francisco Valenzuela aseguró que, además, se encuentran en peligro las plantas de los diferentes cultivos que ya tienen un 70% de avance en su crecimiento. La misma situación se repite en Matagalpa, donde ya hay pérdidas de maíz y de frijol.

Prevén reparación de caminos
Al menos 460 kilómetros de caminos fueron identificados por autoridades de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic y del Instituto Nicaragüense del Cemento y del Concreto, Incyc, como puntos críticos al momento de sacar la cosecha de las zonas donde se cultivan, es por ello que están ultimando un plan en el que se prevé la reparación de gran parte de ellos.

Andrés Lee, Director del Incyc, señaló que están proponiendo la utilización de pavimentos unicapa en estas zonas, el que puede ser utilizado en lugares donde hay poco tráfico. Señaló que este tipo de trabajo consiste en mezclar cemento con el material (tierra) del sitio, el cual varía según el suelo.

Con Upanic se priorizará, inicialmente, los principales caminos del país, de donde se extrae sorgo, leche y arroz, pues esperan que las pérdidas de las cosechas por malos caminos se acabe. Según estimados recabados entre Upanic y el Instituto, se determinó que en 2010 se perdieron 16 millones 200 mil dólares en productos que no lograron salir a comercializarse por el mal estado del camino. Entre los productos más afectados estuvieron el maíz, arroz oro, frijol, sorgo, legumbres, frutas y bananos. A finales de octubre se hará la presentación oficial del proyecto.

Cafetaleros atentos
Desde Matagalpa, la organización de cafetaleros Cafenica, miembros de la Comisión Nacional del Café, al ser consultados sobre los daños causados por las lluvias a la caficultura, manifestaron que están realizando un estudio para cuantificar los daños, ya que las precipitaciones continúan y todavía hay zonas a las que no se puede acceder.

Algunos cafetaleros aseguraron que las lluvias están provocando la caída prematura del grano en algunas fincas donde ya se había comenzado a cortar, por lo que señalan que es probable una disminución en la cosecha proyectada.

Según datos oficiales preliminares, las distintas comisiones de evaluación y de análisis de los daños continúan trabajando en la recolección de información en territorios que estaban aislados por el desbordamiento de los ríos y quebradas.

13 muertos
Por otra parte, la cifra de fallecidos se elevó a 13, según detalla el informe presidencial, sin incluir a una persona que se encuentra desaparecida.

Hasta ahora, el número de afectados es de 134,525 personas (27,858 familias). En el caso de Managua, se registran nueve municipios afectados, es decir, 119 localidades y 3,879 familias (21,704 personas), de esas, 1,850 familias se encuentran aisladas y 381 están refugiadas en 22 albergues. En calles se registran 132 kilómetros dañados, y, al menos, 182 kilómetros en caminos.

El lago Xolotlán, según el reporte, está en 42.35 msnm, pero cuando hay fuertes vientos, el oleaje ocasiona que suba hasta 42.40 msnm, lo que ha provocado la aceleración de los planes de evacuación de 600 familias de las zonas costeras.

San Carlos y Estelí, fuertemente afectados
En Estelí, a nivel departamental, 474 familias resultaron afectadas por las lluvias; 1,931 personas fueron llevadas a 19 albergues ubicados en zonas urbanas, y a 13, en las partes rurales.

Mientras tanto, Johnny Gutiérrez, Alcalde de San Carlos, Río San Juan, líder del  Comupred, dijo que estudian la posibilidad de decretar una alerta en las comunidades fronterizas de Nicaragua con Costa Rica, donde unas 30 viviendas están inundadas y unas tres mil manzanas de tierras aptas para el cultivo, están afectadas a causa del desborde del río Guacalito, que nace en Costa Rica y desemboca en el lago Cocibolca.

El Comupred mantiene la atención y ayuda a las familias de El Coral, Flores de Mayo y Jomusa, de la  llamada Costa Sur, donde desde hace unos dos meses sus viviendas sufren de inundaciones por el tapón que se ha creado en  territorio nicaragüense, por la fuerte sedimentación que arrastra Guacalito desde Costa Rica.

Los pobladores reclaman la limpieza de unos 3 kilómetros en el trayecto nacional. Será determinante el estudio realizado en el lugar por un equipo de especialistas del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, enviados a raíz de una inspección in situ efectuada por la ministra Juana Argeñal, que fue integrado por el hidrólogo Carlos Lainez, de la Dirección de Cuencas, y de José Francisco Gadea Castillo e Indiana Zepeda, de cambios climáticos, entre otros.

El alcalde consideró que no solo se trata de la limpieza del río, sino de hacer un estudio a conciencia para tomar las medidas correctivas desde el punto de vista social, en vista de que la gente que habita esa zona vive de los cultivos que están perdidos.

El edil también se comprometió a reubicar a unas 44 familias que desde el pasado año sufrieron la crecida del lago Cocibolca en Punta Alemán y La Cucaracha, y todavía tienen cultivos, viviendas y materiales para la construcción anegados. Este año, las persistentes lluvias provocaron que la crecida del lago esté afectando otras siete viviendas, cuyas familias se refugian en la Reserva Esperanza Verde cuando sube el nivel.

Derrumbes mantienen en vilo a pobladores
En León, producto de las lluvias, las autoridades de Defensa Civil evacuaron a los pobladores de más de ocho comunidades aledañas al cerro El Borbollón, localizado entre los municipios de Santa Rosa del Peñón y El Sauce. Fanor Herrera, coordinador del Comité Departamental de Prevención y Mitigación de Desastres (Codepred), señaló que el cerro tiene fisuras, y ha habido desplome de piedras y de lodo.

También destacó que en estos momentos se encuentran bajo vigilancia, los cerros El Chaperno y El Picacho en el municipio de El Jicaral.  Mientras, el colapso del puente El Tamarindo, sobre el río Sinecapa, tiene incomunicada a la comunidad Los Zarzales, y el desborde del río El Coyol, en Achuapa, tiene aisladas a 20 comunidades.

Solo en este departamento se registran 10,000 familias afectadas por anegación, aislamiento e inundación. En El Jicaral se registran 540 familias perjudicadas (5,424 personas), Achuapa registra 400 familias (4,000 personas), Malpaisillo y El Sauce, tienen unas 400 familias afectadas, y La Paz Centro, 270 familias.

En Matagalpa, las comunidades de Payacuca y Monte Verde se encuentran aisladas por la crecida de varios ríos y por la destrucción de caminos. Unas 20 familias que habitan en las faldas del cerro Las Mercedes están en peligro.

 

Ortega acude al ALBA

Arlen Pérez
La decisión “política e ideológica”, de formar parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), fue catalogada por el presidente Daniel Ortega como “un compromiso”, que permite a los países miembros disponibilidad de recursos en “condiciones flexibles”, sobre todo en momentos de afectaciones como las que tiene Nicaragua por las lluvias.

“Tenemos el privilegio de ser parte del ALBA por una decisión política e ideológica. Eso nos permite contar con la disponibilidad de recursos a los cuales podemos acceder en condiciones muy flexibles, y en ese sentido ya estamos trabajando para crear un fondo con esa generosidad, en particular, con la revolución bolivariana venezolana”, afirmó Ortega.

Además, indicó que debe haber una disposición a las “campañas solidarias” y a los hermanamientos. “Tenemos que fortalecer el hermanamiento local, departamental, nacional, y llamar al hermanamiento internacional”, remarcó.  
Ortega agradeció el hermanamiento y el apoyo del pueblo venezolano y de países como España, que aportan en efectivo y en especies. Asimismo, reconoció el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID; del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE; del Programa Mundial de Alimentos, PMA; de Taiwán y de México, entre otros.  

El mandatario también señaló que no se espera un incremento en el presupuesto, el cual deberá ser ajustado para destinar fondos a la recuperación de los daños causados.

(Con la colaboración de Cristhian Marenco, Tatiana Rothschuh, Francisco Mendoza y José Luis González,)