•  |
  •  |

La huelga de hambre que se realiza frente a las instalaciones del Ministerio Público, MP, por la denuncia de delitos electorales en contra del partido de gobierno, sostenida por el profesor José Siero, miembro de la Unidad Sindical Magisterial, USM, ha crecido en número de huelguistas, y los quejosos aseguran más apoyo.

Siero inició el ayuno al no encontrar respuesta a una denuncia que puso ante el fiscal electoral Armando Juarez, por el proselitismo político que el FSLN realiza en los colegios. Esta semana se le sumaron, el estudiante Arón Farrach, secretario general honorario de la Unión de Estudiantes de Secundaria, UES, y el ciudadano de origen italiano Alberto Boschi, a quien el gobierno despojó de la nacionalidad nicaragüense.

El profesor Siero ya tiene cuatro días sin comer, solo ha ingerido líquidos y caramelos. Asegura que ya fue atendido por miembros de la Cruz Roja y por un médico particular, quienes dijeron que aún estaba bien de salud. “Como promotor de esta protesta, yo me siento preparado para llegar hasta el final, indefinidamente, y sería feliz en morir si al menos logro despertar la conciencia en el pueblo”, indicó.

Farrach dijo que desde este lunes se sumó a la huelga de hambre porque considera que en nuestro país se violan las leyes y la Constitución constantemente por parte del presidente Daniel Ortega. Lamentó que el mandatario esté utilizando a alumnos de la Federación de Estudiantes de Secundaria, FES, para andar haciendo proselitismo político a favor de su partido. Agregó que ha pedido permiso en su colegio para que le reprogramen los exámenes finales y así poder cumplir con la huelga.

Por su parte, Boschi no espera que Juárez dé una respuesta a la denuncia por delito electoral, pero “pensamos que esto puede servir para que Nicaragua despierte y que surjan varios focos de protesta civil en todo el país, pero no violentas… estaré aquí hasta donde la salud me lo permita”. El Fiscal Electoral mantiene que continúan las diligencias en torno a esta denuncia.