•  |
  •  |

En huelga de hambre y con la boca zurcida por su detención ilegal se encuentra Marvin Vargas Herrera, presidente de la Fundación de Veteranos de Guerra del Servicio Militar Patriótico, que desde hace seis meses está en la cárcel Modelo de Tipitapa, sin que las autoridades de esta institución acaten una orden judicial de libertad y un recurso de exhibición personal del Tribunal de Apelaciones.

La denuncia pública fue interpuesta por la mamá del detenido, Juana Petrona Herrera, en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, asegurando que se han ensañado con su hijo, víctima de abuso de fuerza de parte de las autoridades al momento de su detención.

Vargas también fue apuñalado en su celda por otros reclusos y ahora tuvo que zurcirse la boca con aguja e hilo en protesta por la injusticia.

Yanci Mercado Altamirano, abogada del Cenidh, dijo que una juez ejecutora giró orden de libertad bajo fianza para Vargas y también la orden de libertad emitida por el juez Octavo de Distrito Penal de Juicio, Tomás Cortez, quien ordena que sea liberado.

Añadió que también el Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, giró un mandamiento de ejecución donde se intima que se le debe poner en libertad y se exige a la dirección del penal de Tipitapa que rinda informe a la Sala sobre la situación de la detención ilegal de Vargas, pero nada de esto se ha cumplido.

“Tras ver estos documentos del sistema de justicia, es clara la violación a los derechos humanos, violación y vulneración de la Constitución de la República, que en su artículo 25 determina que toda persona tiene derecho a su libertad, a la seguridad jurídica y al debido proceso”, dijo Mercado.

También señaló que el artículo 34 del Código Procesal Penal es claro al señalar que cuando una persona es objeto de proceso judicial y está bajo detención, el mismo no debe durar más de tres meses desde la primera audiencia, pero Vargas tiene casi seis meses en detención sin haber pasado por una audiencia.

“Fue maltratado”
Marvin Vargas Herrera fue detenido el 8 de mayo en la casa de un amigo. Según testigos y familiares, no hubo razón de exceso de violencia, pero debido al maltrato, hasta le fracturaron la nariz. Todo por una acusación de estafa agravada en perjuicio de Mauricio Sotomayor y Juan Carlos Canales, que según la acusación, en febrero le entregaron al detenido 3 mil dólares y éste no cumplió con el convenio acordado.

El detenido asegura no conocer a sus acusadores, mientras los mismos no se aparecen a las comparecencias judiciales, por lo que en dos ocasiones se suspendieron.

La señora Herrera asegura que todo es un montaje contra su vástago, por ser el presidente de la Fundación de Veteranos de Guerra y exigir al gobierno una pensión vitalicia.

Añadió que todo es porque su hijo se tomó el patio de la Catedral Metropolitana el 13 de marzo de este año, donde advirtió que de no cumplirles, sus agremiados implementarían el Operativo Danto 2011 contra el gobierno, momento en que la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía Nacional, prometió interceder.

Mes y medio después no se llegó a ningún acuerdo y giraron orden de captura contra él. La anciana madre dijo que si algo le ocurre a su hijo, ya sabe a quién culpará.

La abogada del Cenidh dijo que las detenciones ilegales en el Sistema Penitenciario son un problema recurrente y tiene diez casos similares.

El Cenidh solicitó a las autoridades del Sistema Penitenciario y del Ministerio de Gobernación, información y que les permitan visitar al detenido, pero no hay respuesta.