•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |

El teniente David Lazo Valle, portavoz de la Policía esteliana, aseveró que efectivos de la entidad profundizan en las indagaciones para dar con un grupo de elementos que la noche del sábado se presentaron a la casa del presidente del Colegio de Periodista de Nicaragua, filial Estelí,  Nadir Ismael Espinoza, y luego de amenazarlo de muerte, apedrearon el inmueble.

Lazo señaló que la Policía recibió oficialmente la denuncia el domingo 23 de octubre, a través de la cual el afectado aseveró que tres elementos desconocidos se presentaron en su vivienda, ubicada en  el barrio Aldeas Emaús, y luego de agredirlo verbalmente lanzaron varias pedradas contra el inmueble.

Los impactos de las piedras provocaron daños en la puerta principal, unas ventanas y persianas.
Las autoridades registraron el caso como delito por daños menores en contra de la propiedad privada. La Policía desplegó a varios investigadores por el sector, ya que hay evidencias de que los agresores son originarios del barrio.

Nadir Ismael, según dio a conocer el teniente Lazo Valle, aseveró en la denuncia que responsabiliza a sus agresores de lo que en el futuro le pueda suceder a él, a su esposa y a sus hijos.
De acuerdo con lo expresado por Lazo, la Policía hizo inspecciones en el lugar y tomó las testificales, para posteriormente realizar acciones.

Identifican a uno

Según el portavoz policial, ya tienen identificado a uno de los presuntos autores de los ilícitos. Indicó que cuando tengan mayores indicios y evidencias sobre este penoso caso, las autoridades policiales convocarán a una conferencia de prensa a los periodistas.

Por su parte, los miembros del Colegio de Periodistas de Nicaragua, filial Estelí, además de condenar estos actos, demandaron a las autoridades policiales esclarecerlos y enviar a la cárcel a sus autores, así como indagar a ciencia cierta las causas que motivaron a los agresores a cometer tan desatinados hechos.

Los integrantes del CPN se pronunciaron  categóricamente en contra de cualquier agresión física o verbal que sufran los comunicadores, independientemente de la ideología política, o creencias religiosas  que estos manifiesten.