•  |
  •  |

Las autoridades municipales adelantaron una semana la sesión ordinaria para presentar el informe de daños por las precipitaciones que afectaron la capital del 11 al 23 de octubre.

En dicho informe se resaltan las afectaciones que tuvieron las familias capitalinas y los daños estructurales y viales producto de las fuertes lluvias de las últimas semanas.

Un muerto, dos lesionados y 3,879 familias afectadas (21,704 personas) fue lo que dejaron las lluvias en la capital.

Managua no solo comprende zonas urbanas; en las áreas rurales también hubo serias afectaciones. Pequeños ríos que pasan por esos sectores ocasionaron que 1,850 familias --unas 9,830 personas-- quedaran aisladas por varios días aisladas.

En el caso de los albergues, de 2010 habían quedado activos siete en donde aún se encuentran recluidas 791 familias, un poco más de 3,700 personas.

Con las últimas precipitaciones, según los planes de la comuna y las autoridades de rescate, se estimaba la apertura de siete nuevos albergues, que recibirían a familias de zonas de riesgo, y las que resultasen afectadas con el crecimiento del lago Xolotlán, que actualmente con oleaje está en un promedio máximo de 42.60 msnm.

De esos siete albergues que serían activados, solo tres se mejoraron por ahora y se dejaron listos para las evacuaciones.

El informe de la comuna no resalta ningún nuevo traslado, más que tres familias de Montefresco y de Santa Helena a uno de estos refugios, de ahí otras 381 familias (1,504 personas) están situadas en 22 albergues “solidarios” que son casas de vecinos o de familiares. Para atender estas emergencias fueron entregados 7,977 paquetes alimenticios.

Viviendas y calles no se salvaron de lluvias
En cuanto a daños estructurales, un mil 146 viviendas resultaron con afectaciones, de ellas 812 sufrieron solo anegaciones, 65 quedaron totalmente destruidas y el resto tuvo daños moderados.

186 kilómetros de caminos no revestidos y 132 kilómetros de calles sucumbieron ante las escorrentías, además de dos puentes dañados y derrumbes en 16 cauces.

Durante la última reunión extraordinaria de alcaldes llegaron a acuerdos, uno de ellos comprendía la redistribución de fondos del presupuesto municipal para mejorar las condiciones críticas que ocasionaron las lluvias.