•  |
  •  |

Venezuela ratificó ayer la construcción de las refinerías Supremo Sueño de Bolívar, en Nicaragua, y otra en Matanzas, Cuba, para ampliar la capacidad de refinación y distribución de petróleo en la región hasta los 570 mil barriles diarios, como parte de los proyectos de gran escala del acuerdo Petrocaribe para los próximos cuatro años.

Ayer se inauguró en el país el VII Consejo Ministerial de Petrocaribe, con la participación de al menos 12 representantes de los países miembros, y fue presidida por Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo de Venezuela y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela, Pdvsa.

Aunque este proyecto lleva años de retrasos en Nicaragua, Ramírez anunció que el complejo petrolero que se construirá tendrá la capacidad de procesar 150 mil barriles de crudo por día, y que el proyecto se estima que estará listo en los próximos cuatro años.

“Tenemos contempladas cuatro obras adicionales en la región, que consisten en la expansión de la refinería Camilo Cienfuegos a 150 mil barriles por día,  y la construcción de la de Matanzas, en Cuba. Además del complejo Supremo Sueño de Bolívar, en Nicaragua, con capacidad de 150 mil barriles por día.

Esto nos permitirá elevar la capacidad de refinación en el área”, destacó.

Ramírez también dejó entrever que la iniciativa Petrocaribe podría albergar a nuevos países en los próximos meses, sin detallar nombres. “Es algo que irá sucediendo”.

18 meses de plazo
Francisco López, Presidente de la empresa Alba de Nicaragua S.A., Albanisa, manifestó ayer que los trabajos de construcción de la refinería están bastante avanzados en el Pacífico del país, donde ya se tiene construida la red de carreteras que conectan Puerto Sandino con Miramar.

Añadió que al finalizar este año se firmarán los contratos para la construcción de la primera etapa de este proyecto, donde se pretende edificar un complejo que pueda almacenar un millón de barriles de crudo.

“La refinería como tal estará lista antes de 2016. Los contratos para construir la primera fase se firmarán al finalizar el año, pero ya tenemos construida la red de carreteras y la parte de terracería (bases) para montar los tanques donde se almacenará el petróleo. En los próximos 18 meses estará lista la terminal que albergará un millón de barriles. Estamos en el proceso que se conoce como de ingeniería de detalles, ya se tiene finalizada la instalación de tubería submarina (oleoductos), y terminales donde se descargará el petróleo que traigan los buques”, agregó.

Crece capacidad importadora de petróleo
Emilio Rappaccioli, Ministro de Energía y Minas de Nicaragua, explicó que este año el país ampliará su capacidad importadora de petróleo, pasando de los 10 a los 12 millones de barriles, reflejándose un crecimiento en el consumo, pero también en la capacidad de reservas.
Añadió que las importaciones reflejan un valor en la factura petrolera de unos 900 millones de dólares.
Rappaccioli destacó que los proyectos de la iniciativa Petrocaribe en el área energética ya se están ejecutando.

“Albanisa estará desarrollando proyectos para la generación renovable en el área eólica, geotérmica y biomasa. También está la edificación de la refinería, que podría concluir en cuatro años, y la primera etapa, que permitirá albergar 75 mil barriles de petróleo por día, será construida en tres años”, expresó el funcionario.

Sobresale inversión de Albanisa

Por su parte, el presidente de Pdvsa, resaltó ayer que la iniciativa venezolana Petrocaribe ha promovido obras de generación eléctrica en Haití, con 61 megavatios; en San Cristóbal y Nieves, con 4 megavatios; San Vicente y las Granadinas, con 8.6 megavatios, y la de mayor capacidad, en Nicaragua, con 291 megavatios, que son las plantas administradas por la empresa mixta Albanisa.

“El incremento de la capacidad de generación eléctrica en la región, en el marco de la iniciativa Petrocaribe, totaliza los 365 megavatios. Esto ha dado independencia en este sector y beneficio a un grupo cada vez más grande de países”, destacó  Ramírez.