•  |
  •  |

Una vez más, Fátima Hernández denunció los beneficios que pretenden conceder a su agresor sexual Farinton Reyes desde los Tribunales de Justicia. Esta vez pretenden conseguir la libertad a través de la convivencia familiar, denunció la perjudicada.

“No me cansaré de seguir denunciando los beneficios que pretenden darle a Farinton, sabiendo que es un violador; mientras mujeres privadas de libertad paren a sus hijos y regresan con sus bebés a la cárcel, sin ningún privilegio”, comparó Hernández, quien tramita su denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

Ramón Rojas, defensor de Reyes, solicitó el beneficio de convivencia familiar, para que su cliente pueda pasar el fin de semana con su familia, a finales de octubre, pero está a la espera del informe del Sistema Penitenciario, donde detalla el porcentaje de pena cumplido y el comportamiento del reo, para programar audiencia.

Se ampara en hijas menores
Rojas fundamentó su petición en el artículo 9 del Código de la Niñez y la Adolescencia, recordando que en todas las medidas que adopten los tribunales, deberán tomar en cuenta el interés superior del niño y adolescente; señalando que Farinton tiene dos hijas menores, de seis y de un año de edad, que aun no ha podido reconocer en el Registro Civil de las personas.

Además, señaló que la reinserción social del privado de libertad es reconocida en la Constitución de la República y por la Ley de Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena.

En dicho escrito solicitan la salida de Reyes los días jueves a las cinco de la tarde y su regreso los lunes de cada semana.

Este incidente de convivencia familiar a favor de Farinton lo resolverá la jueza Roxana Zapata, titular del Juzgado Primero Distrito Penal de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Managua.

Doblemente beneficiado
La sentencia de Farinton Reyes quedó firme en julio pasado, después de que magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, de oficio le redujeron la pena de seis a cuatro años de prisión, por el delito de violación en perjuicio de Fátima Hernández, argumentando como atenuante un arrebato sexual por ingesta de cerveza.

En 2010 también fue beneficiado por el Tribunal de Apelaciones de Managua, el que adicionalmente le redujo la pena de ocho a seis años de cárcel.