•  |
  •  |

El Consejo de Petrocaribe determinó ayer proporcionar más recursos económicos al desarrollo de proyectos sociales y energéticos renovables en Nicaragua y en los países miembros de la iniciativa, pero también acordó establecer un esquema de fiscalización permanente de las ganancias e inversiones de las empresas mixtas conformadas en cada país, confirmó ayer el ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez.

El funcionario venezolano, que es presidente de la estatal Petróleos de Venezuela, Pdvsa, destacó que se determinó crear un equipo técnico de auditoría y control para verificar si en cada país se está invirtiendo de forma adecuada en el desarrollo de proyectos sociales.

Explicó que cada empresa mixta está sujeta a los procesos de auditorías anuales, aplicados por la casa matriz, Petróleo de Venezuela, a sus filiales.

En este sentido, dijo que hay dos tipos de auditorías; una es al funcionamiento de las empresas, donde se evalúa el sistema económico contable del año, la que hace públicos los estados financieros. Para ello siempre se utilizan auditores independientes certificados.

Agregó que se ha creado otro grupo que está auditando los proyectos (que se ejecutan con ganancias) y ahorros que hacen los países de Petrocaribe, para ver si cumplen con la función social que se ha establecido (beneficio social del país).

“Jamaica, República Dominicana y Nicaragua ya fueron auditados (anualmente). Nicaragua salió muy bien, empezamos por los más grandes y ahora vamos por las islas del Caribe Oriental”, enfatizó.

José Marino, asesor de la iniciativa de Albapetróleos en El Salvador, manifestó que el proceso de auditorías que se estará aplicando en cada país a las empresas mixtas creadas a partir de la iniciativa de Petrocaribe, es una herramienta necesaria y respaldo a  su ejecución.

“La idea es que nada ni nadie pueda quedarse con ningún solo centavo en la bolsa”, enfatizó.

 

Proyectos a financiar
Emilio Rappaccioli, Ministro de Energía y Minas, manifestó ayer que con la empresa Alba de Nicaragua, Albanisa, se desarrollarán dos proyectos eólicos, uno geotérmico y dos de generación a partir de biomasa.

El funcionario nicaragüense destacó que en el área eólica, la empresa Albavientos  ya ejecuta un proyecto en la zona del departamento de Rivas, que representa una inversión de US$90 millones.

También realiza estudios en el área geotérmica en la zona de concesión Managua-Chiltepe, para instalar una planta generadora de 70 megavatios, que significará una inversión aproximada de US$160 millones, además de 90 megavatios con biomasa, usando desperdicios o basura para generar vapor de agua.     

El presidente de Pdvsa destacó que el esquema que lleva Nicaragua para el desarrollo de proyectos renovables como los geotérmicos, se tomó como ejemplo para impulsar en la región del Caribe el aprovechamiento de energías renovables.

 

Cooperación de Petrocaribe en la región
Indicó que desde 2006 a la fecha la iniciativa Petrocaribe, conformada por 14 países, ha realizado acuerdos de suministros por el orden de los 176 millones de barriles de petróleo.

“Estamos brindando seguridad energética a nuestros pueblos, y hasta la fecha hemos realizado un intercambio comercial por el orden de los US$14,955 millones, de los cuales US$5,826 millones están bajo el esquema de financiamiento que ha protegido a los pueblos de las crisis generadas por los países capitalistas”, indicó Ramírez.

El intercambio de bienes y servicios por la factura petrolera alcanza los US$772 millones en la región. Se han constituido 11 empresas mixtas en todos los países que conforman Petrocaribe, en los cuales se han invertido US$810 millones.

También se avanza en el desarrollo de ocho proyectos de infraestructura energética con una inversión de US$16,690 millones, y en el ámbito social se han atendido 97 proyectos, con una inversión de US$230 millones.

Confirmó que la iniciativa de Petrocaribe significa para Nicaragua US$450 millones de ganancia, producto del esquema de financiamiento de la factura petrolera a largo plazo.

“Nicaragua ha hecho frente muy estrictamente, y ha hecho un mecanismo del manejo del fondo que le permite ir ahorrando para sostener su deuda a largo plazo”, destacó.

Este monto se genera producto del acuerdo petrolero firmado con Venezuela, que establece una comercialización anual de 12 millones de barriles de crudo, que significan US$900 millones.