•   Bilwi, RAAN  |
  •  |
  •  |

La población de Bilwi y de toda la Región Autónoma del Caribe Norte está celebrando el salvamento de 25 pescadores y de cuatro marinos de la Fuerza Naval, extraviados desde la tarde del domingo cuando eran evacuados de los Cayos Miskitos por la amenaza del huracán Rina, y localizados la noche del lunes por el pesquero Sun Ha y remolcados hasta Bilwi, adonde llegaron en la madrugada del martes.

El jefe de la Defensa Civil en la RAAN, teniente coroanel Freddy Herrera, informó que los 25 pescadores (15 hombres, nueve mujeres y un niño) junto a los cuatro marinos de la Fuerza Naval, se encontraban bien, y solo una hipertensa (Lesbia Calero), una embarazada (Berta Omier) más cuatro deshidratados, fueron llevados al hospital de Bilwi para chequeos médicos. Todos están fuera de peligro.

Herrera aclaró que era falso el naufragio de dos duritaras (veleros) que supuestamente se habían extraviado en la zona de Nina Yari. “Los pescadores que navegaban en estas frágiles embarcaciones durante la emergencia lograron llegar a tiempo a los lugares de refugio”, explicó.

También dijo que la causa del percance fue la falla de los motores, lo que obligó al capitán de la embarcación, teniente Henry Campos, a anclar esta y esperar ayuda.

Como suele suceder a muchas jóvenes embarazadas, Berta Omier, de 17 años, tuvo que dejar su hogar para ir a trabajar a los Cayos Miskitos como pikinera (negociadora de mercancías por langostas), sin imaginar que las marejadas provocadas por Rina la dejarían a la deriva junto a un grupo de pescadores y de marinos que intentaban refugiarse del temporal en tierra firme.

El mar se agitó y oscureció rápidamente
“Cuando el mar se agitó en el momento que oscurecía rápidamente, y el capitán de la panga nos dijo que los motores estaban fallando, comencé a rezar, y sentí miedo de que ese fuera el último día de mi vida”, relató Berta.

Ella confiesa que su angustia y su desesperación no eran por la posibilidad de perder la vida, sino por salvar la del niño que lleva en su vientre. “Le pedía a Dios que me dejara vivir, y no sé de dónde tomé fuerzas para sobrevivir por mi hijo”, relata.   

Lesbia Calero Martínez tiene 53 años, fue una de las sobrevivientes y una de las más afectadas por la deshidratación. “Me sentía mal, pero en todo momento estuve pendiente de Berta por su embarazo”, refirió.

Doña Lesbia señala que ella estaba sorprendida de ver la valentía de la muchacha, y estaba segura de que haría todo lo necesario no solo por salvar su vida, sino por no perder a su hijito.

Regocijo
La ex miembro del Consejo Regional de la RAAN, Marisol Carlson, destacó la alegría que envuelve a la sociedad costeña por el rescate de los 27 náufragos que se encontraban extraviados en el Mar Caribe.

“Los ancianos de Sandy Bay y otras comunidades estaban preparando ritos que se practicaban antiguamente para pedir al espíritu de los ancestros su ayuda, y que el mar regresara a los pescadores y a los marineros que se extraviaban. Ahora será un rito de alabanza y de gratitud el que celebraremos”, comentó.