•   Rivas y Managua  |
  •  |
  •  |

Mientras la Policía de Rivas mantiene que la muerte del expolicía Norlan Obando Largaespada, por un disparo realizado por un norteamericano, se debió a un intento de asalto por parte de dos personas, en Tola, los familiares del fallecido piden un esclarecimiento de los hechos.   

Mientras la jefatura policial de Rivas guarda silencio sobre los hechos, la mamá y la esposa del exagente muerto, María Leticia Salazar “estallaron” contra la Policía Nacional.

Una fuente policial confirmó que se mantiene la versión de que Norlan llegó a bordo de una moto a la finca “Monte Verde”, en la comunidad El Garabato, municipio de Tola, y que se hacía acompañar de Concepción Alexander Pérez Ponce, de 27 años.

Al ingresar a la finca pidieron agua a la esposa del norteamericano, identificado como Charlie, y segundos después la agarraron del cuello y le manifestaron que buscaban dólares (más de 40 mil, según nuestra fuente) “o la droga”. En ese momento apareció el norteamericano y desarmó al que portaba la pistola y con ella les disparó”, señaló la fuente policial.

El suboficial falleció producto de la bala que ingresó por el tórax e impactó en el corazón, mientras su acompañante huía del lugar, con un balazo que le perforó el abdomen. Herido recorrió más de 600 metros, y posteriormente fue trasladado al hospital de Rivas donde permanece en Cuidados Intensivos.

 

Policía mantiene versión
En Managua, la Policía Nacional confirmó que debido a un robo frustrado fue que murió el expolicía Norlan Obando Largaespada, de 29 años, cuando junto a un conocido delincuente intentó a asaltar a una pareja de norteamericanos de nombres Fred Charlis y Randi Quin.

“Este muchacho había sido dado de baja por problemas disciplinarios en agosto, y lo que manejamos es que se presentaron dos individuos, uno de ellos el expolicía, a realizar un asalto, fueron contrarrestados por el dueño, pero el expolicía no andaba con uniforme policial, era el otro muchacho que andaba con una camisa similar a la de la Policía”, dijo el comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

Borge asegura que los disparos fueron realizados con la pistola propiedad de la víctima, y que en el lugar encontraron otra arma que está siendo analizada. El jefe policial aseguró que cuando dan de baja a un agente policial de inmediato lo despojan de los uniformes y del arma de reglamento.