•  |
  •  |

El H1N1 está avanzado a pasos agigantados, ya que en tan solo cuatro semanas se han registrado 250 casos. No obstante, la explicación a este fenómeno tiene causas epidemiológicas que pueden ayudar a comprender el desarrollo de la enfermedad.

Según el doctor José de los Reyes Ramos, especialista en Epidemiología, cuando la Influenza Humana o H1N1 llegó a Nicaragua, aún no existían métodos afinados de diagnóstico que pudieran hacerle frente como epidemia.

“Eso ha cambiado. Se ha fortalecido el sistema de vigilancia epidemiológica, los medios de diagnóstico se han perfeccionado y se ha producido cierto grado de inmunidad y de atenuación del virus, lo cual explica que en 2010 Nicaragua confirmara 2,172 casos y 11 muertes por la Gripe A (H1N1), mientras que ahora son 250”, explicó Reyes.

El otro aspecto a tomar en cuenta es la circulación del virus, lo cual provoca una disminución de su agresividad, así como los procesos de vacunación o la exposición a cepas anteriores, que ocasiona cierto nivel de resistencia, y esto explica que aún no se hayan registrado casos fatales.

El doctor Reyes aseguró que es cierto que el virus se ha diseminado rápidamente, debido a que los anticuerpos producidos en exposiciones pasadas, no responden a los antígenos producidos.

¿Basta el diagnóstico clínico?
El doctor Carlos Quant, internista e infectólogo, explicó que en los casos de brotes epidémicos como el actual, el diagnóstico clínico puede ser suficiente para iniciar el tratamiento si el paciente tiene los síntomas específicos de la enfermedad, y el grado de acierto es de hasta un 99%.

Según el doctor Neri Olivas Canto, médico internista y toxicólogo, la rápida replicación viral se debe a que es una enfermedad estacionaria con picos en los meses de lluvias; hay más casos, son focos autóctonos, y a que las personas están acudiendo a tiempo al centro de salud.