•   Bilwi, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El conflicto entre estudiantes del recinto de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua (URACCAN) y la rectoría de esa alma mater caribeña recrudeció la noche del miércoles cuando un grupo de universitarios incendió el edificio donde estaba ubicado el Instituto de Comunicación Intercultural (ICI).

“Decidimos radicalizar nuestra lucha quemando esa oficina, que se ha convertido en un centro de espionaje y persecución contra los alumnos que discrepamos con la actitud autoritaria y despótica de la rectora de URACCAN, Alta Hooker”, justificó el dirigente estudiantil Florencio Funes.

Según Funes, la rectora Hooker y sus allegados, han contratado, a través del ICI y de la oficina de enlace en Managua, a expertos en informática para que al mejor estilo de los hackers (piratas cibernéticos), se dediquen a rastrear correos electrónicos, cuentas en redes sociales y llamadas telefónicas de los estudiantes que demandan espacios democráticos en URACCAN.

“La conspiración no termina allí, hay una persecución contra dirigentes estudiantiles, catedráticos y empleados de URACCAN a los que consideran disidentes o desleales a la rectora, vicerrectores y Consejo Universitario”, comentó Funes.

El presidente de la Asociación de Estudiantes de URACCAN (AE-URACCAN), César Real, exige que la rectora Hooker  y el vicerrector del recinto Bilwi, Albert Sinclair, reconozcan a la Junta Directiva del Gobierno Estudiantil, electa el 13 de octubre.

También pide que las autoridades de URACCAN respete el derecho de los afiliados de AE-URACCAN a desligarse de la Unión de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), ya que según él, esta organización dejó de representar a los universitarios y se ha convertido en aduladores e inquisidores al servicio de la rectora, vicerrectores y Consejo Universitario (CUU).

Real niega que el Consejo Regional de la RAAN haya violado la autonomía de URACCAN. “Lo que hizo fue asistir a nuestro llamado para servir de garantes en la asamblea del día 13 (de octubre), cuando elegimos la junta directiva”, explicó.

“Una muestra del cierre de espacios democráticos en URACCAN fue haber reformado los estatutos para permitir la reelección de la rectora Hooker y de los cuatro vicerrectores de recintos en un solo bloque, sin oposición”, afirmó Real.

Finalmente, Florencio Funes enfatizó: “la señora Hooker ha violentado la visión y misión de URACCAN, trató con desprecio e irresponsabilidad a los cuatro estudiantes (Samuel Hebbert, David Sinclair, Michael Andrews y Sundel Escobar) que protagonizaron una huelga de hambre y por lo tanto exigimos la destitución de ella como rectora de nuestra universidad.”