• |
  • |

El Museo “Gregorio Aguilar Barea”, de Juigalpa, Chontales, recibió un importante apoyo de los Estados Unidos, al ser merecedor de los Fondos de Embajadores para la Preservación Cultural 2011.

El Encargado de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos, Robert Richard Downes, hizo entrega oficial de US$19,681 que el Fondo destino “para proteger y preservar la colección de estatuas de la cultura Chontal que guarda este museo”, indicó una nota de prensa de la delegación diplomática estadounidense.

El Fondo de Embajadores para la Preservación Cultural fue establecido en 2001 por el Congreso de Estados Unidos, fundamentado en el reconocimiento que “la preservación cultural ofrece la oportunidad de demostrar una cara norteamericana... que no es ni comercial, ni política ni militar”.

“Al asumir el rol de líder en los esfuerzos por preservar la herencia cultural, demostramos nuestro respeto por otras culturas en el mundo”, agrega el comunicado.

En Nicaragua, los Fondos de Embajadores para la Preservación Cultural, AFCP, por sus siglas en inglés, han permitido la restauración del altar estilo clásico barroco de la iglesia Santa Ana, en Nandaime, y a la restauración del templo colonial María Magdalena, de Totogalpa, en Madriz. Anteriormente, apoyaron tres proyectos de Inventario y Protección del Patrimonio Pre-Hispánico en la región central de Nicaragua.

Colección invaluable
Fundado oficialmente el 18 de enero 1967 con motivo del centenario del nacimiento del poeta Rubén Darío, el Museo “Gregorio Aguilar Barea” posee una variedad de colecciones de lítica, cerámica y oro de la época precolombina, iconografía, numismática, taxidermia, arte, pintura e historia.

La riqueza del museo incluye la colección estatuaria más grande de Nicaragua, y las esculturas más altas de Nicaragua y Centroamérica.

Una de esas estatuas, “La Chinita de Chontales”, fue escogida por los curadores del Museo Quai de Branly, de París, y estuvo expuesta durante dos años (2000-2002) en una sala de arte indígena en el famoso Museo Louvre.

La colección fue producto del esfuerzo y dedicación por rescatar el patrimonio arqueológico de chontales, de un noble profesor y su Clan de Intelectuales, “Gregorio Aguilar Barea”, en cuya memoria se bautizó el museo.

Aguilar Barea y sus estudiantes rescataron las estatuas indígenas de lugares como Peñas Blancas, Quiligua, Garrobo Grande, Villa Sandino, Talolinga, Acoyapa, San Pedro de Lóvago, La Libertad, El Salto, El Conejo, entre otros.