• |
  • |

Mientras en Nicaragua los precios de los derivados del petróleo son los más altos de la región centroamericana, en El Salvador existe toda una estrategia para sacarle mayor provecho al acuerdo establecido a partir de la iniciativa de Petrocaribe, para beneficio de todos los sectores sociales.

Representantes de la empresa Albapetróleos de El Salvador, creada a raíz de la iniciativa venezolana Petrocaribe, manifestaron ayer que parte de los beneficios que han obtenido con este acuerdo petrolero, es establecer una comercialización justa de los combustibles, logrando precios más baratos en el mercado nacional.
José Marino, asesor de Albapetróleos, explicó que en El Salvador los precios de los combustibles son más baratos, porque se consolidó una estrategia de comercialización y estructura de costos del producto que se combina con una estructura de costos de importación balanceada, para lograr un beneficio social en el país.

Añadió que parte del mecanismo que se decidió ejecutar es apuntar por mantener en el mercado una estrategia de precios estables, donde se fijan los valores de los combustibles de forma periódica por parte del Gobierno.

“Todo tiene que ver con la estructura de costos del producto (combustibles), los valores de internación que se tienen, que en cada país son diferentes, y los mecanismos usados para trasladar los beneficios esenciales a la población en general”, indicó.

Las críticas al acuerdo petrolero firmado entre Venezuela y Nicaragua han surgido de diversos sectores en el país, quienes cuestionan por qué en Nicaragua los costos de los derivados del petróleo son los más caros de la región, a pesar de que la iniciativa Petrocaribe permite obtener precios preferenciales en la importación de crudo.

En los últimos meses el precio del barril de petróleo venezolano mostró una amplia brecha de más de 10 dólares por encima del valor internacional registrado en el mercado del Golfo.

Rafael Ramírez, Ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela, Pdvsa, que estuvo en el Consejo de Petrocaribe, confirmó que el petróleo que importa Nicaragua es con referencia a los contratos que se fijan con el Petróleo Intermedio de Texas, WTI.

“Cuando nosotros vendemos petróleo a Nicaragua y la región de Centroamérica y el Caribe, lo hacemos tomando en cuenta el WTI, que es el mercado de referencia para esta zona, marcada por el mercado de la costa Este de los Estados Unidos”, dijo Ramírez, quien también indicó que la diferencia de precios que se observa en la cesta venezolana es porque ellos comercializan con mejores valores a los países asiáticos, cono China.

En El Salvador se benefician todos
Por su parte, Marino explicó que en El Salvador los beneficios son bastante puntuales y destacó que a sectores como los transportistas no se le vende el combustible de forma preferencial, ni se desarrollan programas sociales de gran magnitud; pero se determinó establecer precios estables para los derivados en el mercado nacional, para obtener un beneficio dirigido a todos los sectores salvadoreños.

El Salvador recibe 180 mil barriles de petróleo de forma mensual. Marino dijo que este se importa con una carga de impuestos baja, al igual que la comercialización de los derivados, que se refleja entre los 80 centavos de dólar y un dólar por galón vendido.

“Es una estrategia que ha beneficiado al país y se ha convertido en un ‘freno de mano’ para que las empresas transnacionales comercializadoras de combustibles, no impongan precios en el mercado nacional. Albapetróleos de El Salvador tiene una finalidad social, no tiene un fin de acumular ganancias a gran escala La empresa obtiene por la venta de combustibles los costos de la operación. Además, el Estado fija cada 15 días los valores de los mismos; es una herramienta eficiente”, agregó.

Los “beneficios sociales” en Nicaragua
Francisco López, Presidente de ALBA de Nicaragua S.A., compareció ayer en el oficialista Canal 4, donde defendió el “beneficio social” que tienen en el país los acuerdos firmados con Venezuela.

López insistió en que este primer período de Petrocaribe y el ALBA los beneficios se traducen en sectores como la energía y el incremento en la importación de combustibles, asegurando la demanda que exige el país.

“Podemos decir que nuestros compromisos de pago con Pdvsa y Petrocaribe se han cumplido. El primer milagro con estos proyectos es haber terminado con los apagones en el país. Esto gracias a la instalación de más de 290 megavatios (plantas de Albanisa), que significan un 33% de la capacidad (de generación) instalada. Pero lo más notable es que ahora el mercado ha crecido a 240 mil usuarios nuevos incorporados al sistema eléctrico nacional”, agregó

Producto de la iniciativa de Petrocaribe, la capacidad importadora de petróleo del país incrementará este año, pasando de los 10 a los 12 millones de barriles, reflejando un crecimiento en el consumo, pero también en la capacidad de reservas, y un valor en la factura petrolera de unos 900 millones de dólares, de los cuales 450 millones quedan como ganancias para los fondos sociales que maneja Albanisa.