•  |
  •  |

Según datos del Banco Central de Nicaragua, BCN, al primer semestre de 2011 los ingresos provenientes de la cooperación venezolana ascendieron a 344.6 millones de dólares, de los cuales 111.3 millones fueron destinados para proyectos sociales y 181.6 para proyectos socioproductivos.

Sin embargo, en el monto asignado a proyectos sociales hay una disponibilidad de 35.5 millones de dólares y en lo asignado a proyectos socioproductivos se encuentran disponibles 81 millones de dólares.

“Lo curioso es que hay una partida que se llama disponibilidades que a la fecha no están ejecutados y ese monto de recursos fácilmente triplica el presupuesto que el Ministerio de Educación, Mined, está destinando para preescolar y habilitación de mobiliarios y equipos”, indicó Sandino.


Son más de 300 millones que están ganando intereses
EL NUEVO DIARIO consultó al economista Adolfo Acevedo, quien aseguró que no son solamente los 116.5 millones de dólares provenientes de la cooperación venezolana del primer semestre de 2011, sino que también hay que sumarle los 251 millones de dólares que dejó la cooperación petrolera de 2010.

“Este dinero está ganando intereses en el sistema financiero nacional y ésa es una de las razones por la que se han incrementado los depósitos en los bancos”, indicó el economista.

Acevedo manifestó que desde el año pasado hay más de 251 millones de dólares disponibles y que provienen del acuerdo petrolero firmado entre el gobierno de Nicaragua y el de Venezuela y aprobado por la Asamblea Nacional. “La pregunta es, para quien están ganando intereses y quién se beneficia de ese dinero”, planteó Acevedo.

Si sumamos lo disponible de 2010, más lo del primer semestre de 2011, la cifra es de 363 millones de dólares.

“La verdad es que como no está claro, aquí hay un gran enredo, porque este dinero proveniente de la cooperación venezolana  es manejado por una empresa privada y por lo tanto no debería estar reflejado en las estadísticas del Banco Central como cooperación”, indicó el economista.

Señaló que los créditos del sector privado no tienen porqué aparecer en las cuentas del Banco Central.

 

Inversión extrajera no es cooperación
Acevedo explicó que la Inversión Extranjera Directa, IED, no es cooperación, por lo tanto las plantas venezolanas no deberían estar como cooperación porque estas las está pagando el pueblo a través de la tarifa eléctrica, sin embargo, aparecen en las estadísticas oficiales del gobierno como que fuese cooperación extranjera.

“En esos datos aparece otra cosa que dice cooperación bilateral y ese es un préstamo al sector privado, lo que no se sabe es de quién a quién y en base a qué acuerdos”, explicó.

En todo caso, manifestó que si ese dinero es privado no puede utilizarse en obras públicas. “Yo no puedo decirle a un empresario que ponga esa plata para invertirlo en educación, pero sí es recurso de la cooperación, estos deberían destinarse a infraestructura escolar y a atender otras necesidades del país”.

Al primer semestre de 2011, según datos del BCN, la cooperación venezolana ascendió a 344.6 millones de dólares, de los cuales, 242.9 provienen de la cooperación de la factura petrolera; de esos 111.3 millones han sido usados para proyectos sociales; 181.6 millones de dólares para proyectos socio productivos y 6.7 millones pertenecen a cooperación bilateral, además de 45 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa, IED.