•  |
  •  |

Una niña de doce años de edad se encuentra en situación crítica porque las autoridades del Hospital Bertha Calderón Roque se niegan a realizarle un aborto terapéutico. Esto según una fuente que labora en esa institución.

 

Los padres de la menor han solicitado la interrupción del embarazo porque presenta un cuadro de eclampsia --aparición de convulsiones o coma durante el embarazo-- pero las autoridades se niegan a tomar las medidas pertinentes.

La niña ingresó al hospital hace dos días, a las 10 y 45 minutos de la mañana, procedente de la comunidad Walpa Siksa, del municipio de Prinzapolka, con desgarros vaginales que parecen indicar que fue víctima de una violación.

Según la fuente anónima, la paciente está recibiendo tratamiento de mantenimiento, monitoreo fetal constante y evaluación de los latidos cardíacos para interrumpir la gestación una vez que el feto esté muerto, pero la preocupación de los médicos radica en que si esto ocurre tras un daño multiorgánico, la niña puede morir irremediablemente.

Directora desconoce
La directora del hospital, Maribel Hernández, aseguró que desconocía de ese caso, pero a las 3 y 20 minutos de la tarde, la fuente aseguró que la niña tuvo que ser intervenida quirúrgicamente por presentar un proceso avanzado de sepsis.
Tras la cirugía parece estar estable, pero la cuenta regresiva del reloj no se detiene, porque la única cura para su situación es un legrado de emergencia.