•  |
  •  |

La partida de 116.5 millones de dólares disponibles, como parte de la cooperación venezolana, correspondiente al primer semestre de este año, pudo haberse obtenido por el súbito incremento en los precios del petróleo, considera el economista Arturo Grigsby.

Grigsby explicó que el incremento en la cooperación va ligado al incremento de los precios del petróleo. “El hecho que exista una disponibilidad no necesariamente quiere decir que eso es producto de una ineficiencia en el manejo de la ayuda. Puede ser que ese incremento en la cooperación no estaba previsto”, dijo.

Según información oficial del Banco Central de Nicaragua, los ingresos provenientes de la cooperación venezolana en el primer semestre de este año ascendieron a 344.6 millones de dólares, de los cuales 111.3 millones fueron destinados a proyectos sociales y 181.6 para proyectos socio-productivos.

La entidad estatal detalló que del monto correspondiente a “proyectos sociales” están disponibles 35.5 millones de dólares, y de los asignado para “proyectos socio-productivos” 81 millones de dólares. Dicha partida es manejada discrecionalmente por la empresa mixta Albanisa.

Grigsby agregó que esto puede deberse a que “esos ingresos fueron mayores que los programados, y no significa que no se van a ejecutar. Muchas veces el flujo de ejecución de los gastos empieza lentamente y luego se acelera en el transcurso del año”.

Cooperación venezolana versus cooperación tradicional
El informe del primer semestre de este año, indicó que el 38% de la cooperación petrolera fue asignado a proyectos sociales, totalizando 111.3 millones de dólares, divididos en: 24.5 millones del bono solidario y 19.8 millones al subsidio del transporte, entre otros.

“La transferencia a familias de bajos ingresos benefició aproximadamente a 150,000 trabajadores del sector público con ingresos menores a 5,500 córdobas a través de la entrega mensual de un bono de 700 córdobas, totalizando un financiamiento de 23.4 millones de dólares”, agregó el informe.

Debido a que este monto no entra al Presupuesto General de la República, los trabajadores públicos gozarán de él mientras el gobierno actual así lo decida.

A la par de esta cooperación están las donaciones provenientes de fuentes tradicionales, reducidas drásticamente en los últimos años. El Banco Central reportó que el sector público recibió 111.6 millones de dólares en concepto de donaciones durante el primer semestre de 2011, de los cuales el 71% procedió de fuentes bilaterales, (US$79.7 millones), y el 29% restante de multilaterales, (US$31.9 millones).

Partidas destinadas a  educación, estancadas
“La cooperación tradicional se ha reducido significativamente. La cooperación de Venezuela en cierto modo ha reemplazado la cooperación tradicional, pero se ha perdido una oportunidad para disponer de recursos extraordinarios para aumentar el gasto social y las inversiones públicas que tanto se necesitan. En términos de educación el gasto público ha permanecido estancado en los últimos años”, expresó Grigsby.

El reporte añadió que los recursos totales recibidos por el sector privado nicaragüense, entre préstamos y donaciones fueron canalizados principalmente a través del sector financiero por un monto de 326.6 millones de dólares.
“La cooperación dirigida al área social fue de 23.7 millones de dólares, en atención de programas de educación, salud, protección social y medio ambiente, entre otros.

Al sector productivo se destinaron 12.9 millones, principalmente a proyectos de desarrollo agrícola, y al sector comercio y otros se destinaron 18.6 millones. Mientras que para infraestructura económica se desembolsó 1.6 millones de dólares”, explicó.

El Informe de Cooperación Oficial Externa 2010, indicó que los flujos de la cooperación venezolana ese año ascendieron “a 511 millones de dólares, de los cuales 337 millones corresponden a la factura petrolera, bajo el marco de ayuda establecida en el Acuerdo de Cooperación Energética Petro Caribe, 163 millones correspondieron a líneas de financiamiento de mediano plazo de cooperación bilateral, y el resto fue en forma de inversión extranjera por 11 millones”.

Según este mismo informe, la cooperación total recibida en 2010 fue de 68 millones de dólares mayor que la registrada en 2009, “en parte ligada al incremento de la factura petrolera procedente de Venezuela, por efecto de mayores precios (29.4%”.