•  |
  •  |

La primera dama de la república, Rosario Murillo, confirmó que una menor de 12 años, embarazada producto de una violación, se encuentra en el Hospital Bertha Calderón, y que siguiendo la política del gobierno de preservar la vida, es atendida con esmero para que concluya su embarazo, a pesar del riesgo que eso implica.
Murillo, a través del oficialista Canal 4, reaccionó a la información publicada ayer por END, que dio a conocer el caso de la niña, que según le detallaron las autoridades de salud, el próximo lunes cumple 36 semanas de gestación.

El caso sale a luz en un momento en que las campañas electorales de los diversos candidatos se han centrado en la discusión de quienes apoyan y desaprueban el aborto terapéutico.

La menor ingresó en días pasados al Hospital Bertha Calderón, procedente de la comunidad de Walpa Siksa, municipio de Prizapolka, sus padres solicitaron a los médicos le practicasen un aborto por las múltiples complicaciones que ponen en riesgo la vida de la niña.

Los progenitores de la menor han solicitado la interrupción del embarazo porque presenta un cuadro de eclampsia --aparición de convulsiones o coma durante el embarazo-- pero las autoridades se niegan a tomar las medidas pertinentes.

La directora de dicho centro asistencial, Maribel Hernández,  en horas de la tarde del viernes dijo desconocer del caso, pero Murillo, quien habló vía telefónica en horas del mediodía de ayer, confirmó la existencia de este caso.

No es embarazo incipiente
“Esta es una criatura de 12 años que resultó embarazada producto de una violación y no es verdad que esté con un embarazo incipiente, esta criatura está a punto de dar a luz…ha sido protegida y acompañada por las autoridades de salud, protegiendo y defendiendo su derecho a la privacidad”, declaró Murillo.

La secretaria de Comunicación del gobierno en todo momento justificó el número de semanas de embarazo que tiene la menor sobre su condición de salud, asimismo recalcó la posición gubernamental de preservar la vida.
El aborto terapéutico que se encuentra penalizado en nuestro país desde hace cinco años ha sido duramente cuestionado por los movimientos de mujeres, mientras la iglesia católica y evangélica mantiene su posición de repudio a esta acción.

“Nuestro deber es proteger la vida”, agregó la primera dama, quien aseguró mantener comunicación con las iglesias católica y evangélica, quienes están al tanto de la situación de la menor.

Murillo denunció que con el caso se está haciendo una manipulación, aún cuando fuentes confirmaron que la condición crítica de la niña había ameritado una intervención quirúrgica de urgencia.

Murillo acusa de manipulación
“No estamos hablando de un embarazo incipiente, hay una manipulación completa, se está hablando de una niña de 12 años que está a punto de dar a luz…no estamos de acuerdo con que estas situaciones dramáticas se conviertan en comercio mediático. No estamos de acuerdo con que se haga negocios con dramas personales terribles”, agregó la primera dama.

Ante la denuncia del caso que aparece publicada en la edición de ayer de EL NUEVO DIARIO, Murillo habló de “comercio inescrupuloso” con este tipo de situaciones y aseguró que les indicó a las autoridades del Minsa que dieran los pormenores del caso, pues hay “pruebas” de que no es así como se escribió.

Ministra de salud no ve en aborto la solución
La Ministra de Salud, Sonia Castro, acompañada del sacerdote Neguib Eslaquit, señaló que el feto ya pesa unas cinco libras y que no existe manera de interrumpir el embarazo.

“¿Cómo podemos decir semejante manipulación que decían que le hagamos un legrado a esta niña? ¿Cómo podemos decir nosotros que vamos a tolerar esa propuesta de manipulación de información a la gente?”, cuestionó Castro.

Indicó que ellos promueven la vida y que están protegiendo la vida de la madre en primer lugar, aunque los padres de la menor han afirmado que la obstrucción de la gestación es lo que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

“Estamos haciendo todo lo necesario para sobreguardar la vida humana, hay información malinterpretada, mal utilizada, más bien desinformada de la situación de la niña”, opinó la ministra.

Aseguró que la menor se encuentra estable y que está tomando medicamentos vía oral. “En su momento haremos la decisión que habrá que tomar los especialistas, siempre tomando en cuenta sobreproteger la vida de la madre”, agregó Castro.

Reacciona MAM
Por su parte, Azalea Solís, representante del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, señaló que como siempre en estos casos hay “hipocresía y doble moral, si hubiese sido hija de un militante del partido de gobierno ya lo hubiesen resuelto, siempre las mujeres pobres viven una situación grave, esto deja al descubierto la falta de humanismo de este gobierno”.

Agregó que es el partido de gobierno los que han instrumentalizado el tema y que lo hacen para encarar a sus adversarios, “lo utilizan como bandera”, concluyó Solís, quien agregó que seguirán de cerca el caso.