•  |
  •  |

Mientras la Corte Internacional de Justicia no dicte un fallo definitivo, el gobierno de Costa Rica está impedido de realizar acciones contra el caño en Harbour Head, en la zona del nicaragüense Río San Juan, dijo ayer el responsable del dragado y funcionario del gobierno, Edén Pastora.

“Costa Rica no puede hacer nada de nada, ni soñar con cerrar el caño, ni ingresar a la zona, porque violaría el territorio nicaragüense en Harbour Head y el mandato de la Corte Internacional de Justicia de no afectar la zona en litigio”, dijo Pastora, en respuestas a anuncios oficiales costarricenses de realizar obras que lleven al cierre del caño que conecta al río San Juan con Harbour Head.

El Ministro de Seguridad Pública, Mario Zamora, informó la semana pasada que junto a una carretera de 130 kilómetros que se construye paralela al río, el gobierno pretende iniciar en diciembre con el Ministerio de Ambiente y Energía un plan de reforestación en la zona para cerrar el caño que sale del caudal del río San Juan a la laguna de Harbour Head, el cual Costa Rica considera que es artificial, mientras que Nicaragua asegura que ya existía y solo se limpió.


“Son provocaciones”
“Esas son provocaciones y amenazas costarricenses que buscan tapar la crisis interna de su país y promover el nacionalismo y darle unos puntitos de popularidad en las encuestas a doña Laura Chinchilla (Presidenta de Costa Rica), quien según los medios costarricenses ha perdido credibilidad por no resolver los problemas que prometió”, comentó Pastora.

Según el funcionario, las autoridades nicaragüenses estarán atentas a las “movidas” ticas en la zona en litigio, y que cualquier amenaza o acción “será denunciada ante el alto tribunal de justicia”.

A criterio de Pastora “deberíamos denunciar mediante la cancillería, que ellos abrieron una carretera a orilla del río y que investigue la CIJ dónde lanzaron los residuos de las obras”.

Para Pastora, cualquier intento de cerrar el caño o de tratar de modificar la geografía del lugar “será inútil, pues con el invierno y las obras de dragado toda esa zona quedará anegada ahorita que eliminemos un playón en el delta que impide que el caudal circule naturalmente por los sedimentos lanzados desde suelo tico”.

“Pronto todo eso quedará anegado, no habrá necesidad de meterse a ahí, el caudal del río a finales de este mes recuperará los niveles de 1,800, cuando terminemos de limpiar uno de los últimos playones del delta, que nos impedía la circulación del agua, pero sin esa barrera, el agua recuperará su caudal y posiblemente inunde esa zona y llegue hasta la salida al mar”, estimó Pastora, quien anunció la llegada la próxima semana de una quinta draga.