•  |
  •  |

El fuerte oleaje del lago Xolotlán más la lluvia que cayó en horas de la noche del sábado sobre la capital, ocasionó varios deslizamientos y hasta el colapso de viviendas en la zona costera de la capital.
Hasta el momento, con o sin olas, el cuerpo de agua se encuentra en 42.70 metros sobre el nivel del mar (msnm), mientras las autoridades han rehusado trasladar gente, aduciendo que no pueden ubicarla en las escuelas hasta después de las elecciones.

El golpeteo de las aguas incrementó a eso de las 6:30 de la tarde del sábado, minutos después unas cinco familias del barrio “Benedicto Valverde”, del Distrito IV, escucharon un estruendo, debido al colapso de parte la estructura de sus humildes viviendas, luego de que el agua debilitara el suelo a tal punto que provocó derrumbes.

Don Jacinto Marenco, su hermana y los otros cuatro miembros de su familia estaban en la sala cuando, tras un fuerte golpe, vieron cómo caían al agua láminas de zinc y cuartones que formaban uno de los cuartos de la casa, mientras una parte del piso desaparecía casi debajo de sus pies.

“Además del cuarto, ahora se están desbarrancando los alrededores de la casa, anoche (sábado) la delegada del Distrito IV y los de Defensa Civil, nos dijeron que nos iban a sacar, pero que ahorita no pueden llevarnos a los albergues, que según (ellos) son las escuelas (que van a usarlas) por las elecciones”, agregó Marenco.

El secretario general de la comuna, Fidel Moreno, en recientes declaraciones precisó que si el lago seguía subiendo de nivel, se iban a habilitar siete nuevos albergues, pero ahora resulta que son solo planes, pues los lugares no están definidos.

“No hemos recibido ninguna atención, solo vinieron, y después se jactan de decir que nos rescataron. Solo nos dijeron que iban a estar pendientes por si pasaba algo más”, agregó el ciudadano.

Mientras tanto, Jairo Antonio Gallegos ya quedó sin gran parte de su patio, pues el terreno fue tragado por las aguas en horas de la noche del sábado, pero precisó que la falta de decisión y de voluntad de ayudar de las autoridades lo mantienen en vilo, pues señaló que le piden que se vaya del sitio, pero no le dan garantía ni siquiera para poder obtener una casa a bajo costo.

Habilitarán albergues, pero primero las elecciones

En una comparecencia televisiva, la primera dama, Rosario Murillo, detalló que las lluvias del pasado sábado por la noche dejaron afectaciones en los Distritos I, II, IV y VI, lugares que tienen zonas costeras, y señaló que algunas familias no quieren evacuarse por no perder sus pertenencias, algo que rechazan los pobladores, quienes aseguran que son las autoridades las que no les ofrecen un lugar para ubicarlos mientras pasa la emergencia.

Murillo detalló que las únicas familias que salieron a refugios son del barrio Santa Clara, del Distrito VI.
Mientras tanto, agregó que según los informes que le pasó el subdirector de Ineter, Jorge Castro, hay probabilidades altas de que todavía se presenten lluvias de mediana intensidad acompañadas de fuertes ráfagas de viento que puede aumentar el oleaje del lago.

“El lago está en 42.7 msnm, un nivel crítico que amenaza a la población asentada a orillas de la costa, está aumentado al ritmo de ahora 3 o 5 centímetros por día, y seguirá aumentando en dependencia que haya más lluvias. Defensa Civil, Sinapred y la Alcaldía están listos para ejecutar el plan de evacuación si es necesario”, agregó Murillo.

A pesar de los pronósticos, doña Jenny Rostrán que también habita en el “Benedicto Valverde”, dijo que no saldrá de su propiedad, la cual compró por cinco mil córdobas hace tres meses, pues indica que si no le aseguran un nuevo sitio, prefiere esperar a ver qué pasa.

Otro punto afectado con la precipitación fue el Anexo al barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, donde el fuerte oleaje se llevó la mitad de 1,500 sacos de arena que se colocaron en la parte posterior de la estación de rebombeo.