•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos expresó hoy su preocupación por "aparentes irregularidades" en el proceso electoral en Nicaragua y exigió garantías de que los comicios del próximo 6 de noviembre estarán libres de "intimidación, violencia y acoso" a los votantes.

"Pedimos a las autoridades de Nicaragua que se aseguren de que las elecciones generales serán libres y transparentes y representarán el deseo del pueblo nicaragüense", indicó la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en un comunicado.

Entre las "aparentes irregularidades" que rodean el proceso, Nuland citó "el fracaso del Gobierno nicaragüense a la hora de acreditar como observadores a ciertas organizaciones locales fiables" y las declaraciones de autoridades de que "los candidatos electorales podrían ser eliminados tras las elecciones".

La misión de observación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua también ha denunciado que el Consejo Supremo Electoral (CSE) no ha querido acreditar a organismos locales que solicitaban vigilar los comicios del próximo domingo, en los que el presidente Daniel Ortega busca su reelección.

"El Gobierno de Nicaragua también debe garantizar que la campaña y las elecciones estarán libres de intimidación, violencia y acoso a los votantes nicaragüenses que quieran ejercer sus derechos humanos, incluido el de votar en elecciones auténticas", señaló Nuland.

La portavoz recordó que, con base en la Carta Democrática Interamericana, el Gobierno de Nicaragua debe "permitir a todos los partidos políticos participar en las elecciones y a grupos locales e internacionales fiables que las observen".

Unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir este 6 de noviembre a un presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

En esos comicios, Ortega busca continuar en el poder pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata, después de que ésta fuera declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.