• |
  • |

Y la niña fue convertida en madre. Luego de permanecer varios días en delicado estado de salud en el Hospital “Bertha Calderón”, la chiquilla de 12 años que resultó embarazada por una violación, finalmente dio a luz a un varón que pesó 2,300 gramos, el lunes por la noche.

El Ministerio de Salud, Minsa, institución que estuvo a cargo del cuido médico de la pequeña, no se pronunció oficialmente sobre este caso.

Sin embargo, fuentes médicas del sistema de salud confirmaron a EL NUEVO DIARIO sobre el nacimiento inducido por cesárea, porque la madre precoz presentaba síntomas de preclampsia, hipertensión arterial por el estado de gestación y complicaciones por edad prematura.

“El niño está sin ventilador, sus signos vitales están muy bien, solo resta esperar cómo evoluciona en el transcurso de las horas, y permanece en perfecto estado de salud, junto a su madre y a su abuela materna.”, detallaron las fuentes médicas.

La única que oficialmente se refirió a este hecho, para celebrarlo como un milagro religioso, fue Rosario Murillo, Secretaria del Consejo de Comunicación y Ciudadanía de la Presidencia, quien habló ayer para el oficialista Canal 4, donde se mostraron imágenes del bebé recién nacido.

“Milagro divino” producto de violación
En dicho medio de comunicación oficial, Murillo atribuyó el polémico parto a una especie de milagro divino, “porque nos sigue bendiciendo con prodigios, milagros en esta Nicaragua llena de fe. El nacimiento de esta criatura es un milagro, un signo de Dios”.

Murillo, quien ha criticado la cobertura mediática al caso y ha acusado a los medios de comunicación como manipuladores y de “querer hacer circo” del drama, agradeció a la mamá de la niña por apoyar a la víctima de la violación a parir al niño: “A esa criatura de doce años (…), es verdad que es una tragedia. Hemos trabajado de acuerdo con la voluntad de la abuelita, y de acuerdo con las creencias y costumbres de la cultura mayoritaria de Nicaragua, de defensa de la vida. Quiero agradecerles a ellas por confiar en nosotros, en la ministra de Salud, en el gobierno…”.

Los medios oficialistas no solo transmitieron las celebraciones de Murillo, sino también imágenes de la mamá de la víctima, cargando y mostrando al bebé en una sala de recuperación neonatal del citado hospital. “El 19 Digital” colgó las gráficas para que todo el que tuviese acceso a una computadora con internet los viera.

“El nacimiento de esta criatura es un milagro y es un signo de Dios, un signo de victoria, un signo de bendiciones, un signo de prosperidad”, expresó Murillo.

Nada referido al violador
Y mientras el gobierno celebraba el parto de la pequeña mancillada, las instituciones encargadas de perseguir el delito y el crimen, seguían sin ponerse de acuerdo en las acciones que deberían emprender contra el autor, o contra los autores, del delito de violación.

La Policía Nacional ayer continuó guardando silencio sobre las circunstancias que rodean la violación de la niña, mientras el Ministerio Público aseguró que procederán a investigar el caso, pero esperaban que las autoridades policiales les remitan el expediente sobre el hecho.

El comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía, se limitó a decir en repetidas ocasiones que “no tenemos detalles en estos momentos sobre el caso de esa niña”.

“El Ministerio Público como institución no tiene todavía un expediente remitido de parte de la Policía Nacional, según la información que nos fue brindada hoy (ayer) por la mañana por el fiscal regional Juan Barrios, que es el que atiende la jurisdicción de Walpasiksa, sin embargo, dado que es una prioridad de la institución, nosotros estamos revisando el caso”, aseveró Delia Rosales, Secretaria Ejecutiva del MP.

Rosales aseveró que esperarán a que la situación clínica de la niña sea estable para poder hablar con ella y su familia sobre el caso.