•  |
  •  |
  • END

El interior del país, de costa a costa y de frontera a frontera, vivió una intensa y tensa jornada de votaciones en las que hubo una concurrencia masiva a los centros de votaciones, junto a denuncias de anomalías e irregularidades a favor del partido de gobierno, Frente Sandinista, algunos brotes de violencia y mucha desconfianza hacia las estructuras electorales.

En Matagalpa, Jinotega, Chinandega, León, Estelí, Masaya, Granada, RAAN, RAAS, Chontales, Boaco, Río San Juan, Nueva Segovia, Managua y Carazo, se reportaron anomalías, abusos contra los fiscales de otros partidos y negligencias que favorecieron al gobernante FSLN.

Las principales denuncias fueron: doble boletas de votación a simpatizantes del FSLN, expulsión de fiscales de los partidos en la contienda, impedimento a votantes no identificados como orteguistas, agresiones y hostigamientos a liberales, no acreditación a fiscales, destrucción de material electoral, conteo de votos sin presencia de fuerzas de otros partidos, repartición de cédulas a simpatizantes sandinistas, protestas, golpizas, fuego a materiales electorales y hasta balazos.

En Matagalpa, por ejemplo, las juntas que no pudieron abrir las puertas a unos tres mil votantes fueron dos en Molino Norte, dos en Las Posas, una en Potrero Redondo y otra en San Miguel, por lo que la presidenta del CEM de Sébaco, profesora Azucena Sánchez, señaló que debido a la inseguridad y las constantes amenazas al personal se decidió enviar un informe a las autoridades superiores del CSE para no exponer las vidas de los ciudadanos en estas JRV.

Mientras en las comunidades La Chiripa, La Ceiba y Casa Quemada, del municipio de El Tuma-la Dalia, seis juntas receptoras de votos fueron saqueadas y el material electoral quemado por personas que se tomaron las JRV.

Miembros de las fuerzas especiales de la Policía Nacional se movilizaron al lugar y lograron capturar a 27 personas sospechosas de haber sido los autores de este acto vandálico que empaña aún más las elecciones nacionales.

Mientras que en el municipio de Darío, la violencia fue más allá debido a que se realizó un enfrentamiento entre simpatizantes del PLI y del FSLN, donde además de los morteros, piedras, palos y machetes salieron a reducir armas de fuego, resultando cuatro personas heridas, dos de ellas de gravedad, los que tuvieron que ser trasladados de emergencia a la capital.

Chantaje e intimidación en León
En la Ciudad Universitaria, en la mayoría de JRV prevaleció el chantaje y la intimidación para los fiscales opositores, según el jefe de campaña del PLC en León, Diego Reyes, y miembros de la Alianza PLI-UNE.

Se registraron enfrentamientos en los centros de votación de los colegios Tránsito Berríos, Adventista, Politécnico de Occidente, Cela Zedile, Hamburgo, Instituto INO, Modesto Armijo, Club Universitario,
Bautista, entre otros.

Anoche Félix Felipe Leyton, fiscal del PLC en la comunidad El Jicarito, en el municipio de Telica, reportó los resultados de la JRV 0821. En dicha circunscripción, “votaron” 400 ciudadanos, o sea, “todos los que aparecen en el padrón electoral, ya que el FSLN obtuvo 331 votos; PLC 6; PLI 60; APRE 1, y ALN 2 votos”, destacó, rechazando categóricamente los resultados, porque en dicha comunidad muchas personas han muerto y muchas más están fuera del país.

“Fraude en Quezalguaque”
El 100 por ciento de las JRV del municipio de Quezalguaque podrían ser impugnadas por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), porque representantes de esta agrupación política argumentan que hubo un fraude electoral masivo y descarado.

Marlon Fonseca, fiscal municipal del PLC en Quezalguaque, denunció que las anomalías son incalculables.

“Aquí se orquestó un fraude, que está corriendo y que está penetrado en todo el municipio. Son 27 JRV que vamos a impugnar, porque en todas se dieron una serie de irregularidades”, dijo Fonseca, tras mencionar que el Padrón Electoral de 8 mil ciudadanos fue inflado con el objetivo de inventar votos fantasmas.

Irregularidades en la RAAS
En la Región Autónoma del Atlántico Sur, el PLI señaló una serie de irregularidades en el proceso electoral casi al cierre de la JRV, dijo Sorayda Acevedo, representante del PLI en el Atlántico Sur.

“Denunciamos públicamente que los fiscales del PLC y ALN fueron expulsados agresivamente de la JRV ubicada en la escuela el Carmen. Igualmente, esto ocurre en los municipios de Corn Island, Laguna de Perlas y Kukra Hill, donde están agrediendo a nuestros fiscales y simpatizantes, mientras los fiscales del partido de gobierno permanecen dentro de las JRV”, denunció Acevedo.

Carazo sin conflictos
Las autoridades policiales y militares en el departamento de Carazo, hasta el cierre de 439 juntas, no reportaban incidentes de violencia, pero los partidos opositores denunciaron anomalías e irregularidades para favorecer al FSLN.

EL NUEVO DIARIO constató que parte de los 145 mil electores que están inscritos en el Padrón Electoral departamental de Carazo, ejercieron su sufragio en horas tempranas de la mañana de manera masiva y ya a las cinco de la tarde en varias JRV no habían electores, solo los fiscales propietarios y suplentes a la espera del cierre de las centros de votaciones.

Granada no escapó al caos
Aperturas tardías de JRV, falta de acreditación e incorporación de fiscales electorales, proselitismo en Centros de Votación, ingreso de personas no autorizadas, manipulación de cédulas de identidad, de actas de escrutinio y detención ilegal de ciudadanos, fue la tónica de las elecciones presidenciales que se desarrollaron en los cuatro municipios del departamento de Granada.  

El jefe de campaña municipal de la alianza PLI-UNE, en la Gran Sultana, Rodrigo Monterrey, manifestó que la jornada estuvo empanada porque el CSE no entregó correctamente las acreditaciones a los fiscales de ese partido, debido a que muchos documentos aparecían con nombres cambiados o con nombres de personas que no existen.

Otra de las anomalías registradas en este departamento fue la detención de seis miembros de la Coordinadora Civil que vigilaban el proceso electoral en Diriá y de la alianza PLI-UNE que en horas del mediodía distribuían alimentación entre los simpatizantes en ese mismo municipio.

Estelí también
Aunque en la víspera hubo algunos hechos de violencia en municipios como La Trinidad, Condega y Estelí, debido a que grupos de personas reclamaban la entrega de cédulas y fiscales de la alianza PLI-MRS la noche del sábado, escenificaron una protesta en esta ciudad porque demandaban la transmisión de documentos de acreditación a sus fiscales, el proceso electoral en general transcurrió ayer domingo en relativa calma en las 555 JRV instaladas en el departamento.

JRV quemadas en Río San Juan
Un fiscal de la Alianza PLI-UNE, junto a sus seguidores, le pegaron fuego a las boletas electorales provocando el cierre en la JRV 8071 del Centro de Votación 511, en la comarca conocida como El Peligro, municipio de El Almendro, en el departamento de Río San Juan.

Aunque no obtuvimos la versión oficial de las autoridades del Consejo Electoral Departamental, pues se encontraban en el lugar, el hecho que constituye un delito electoral, fue el más relevante durante las votaciones realizadas en 255 Juntas Receptoras de Votos.

Según fuentes fidedignas, a eso de las 11:30 de la mañana de ayer, el fiscal del PLI, Marlon Rodríguez, en compañía de su hermana, Yasmina y los señores Alejandro Escobar, José Rodríguez, Moisés García, Alejandro Escobar y Luz Marina Torres, irrumpieron de forma violenta, arrancaron los padrones y sustrajeron las boletas, procediendo a echarles gasolina y les pegaron fuego.

En esta JRV se calcula unos 400 electores y según los almendreños, en su mayoría son liberales.
Al cierre de los recintos electorales, se protagonizaban anoche varios disturbios. En El Tule, comunidad del municipio de San Miguelito, partidarios del PLI la emprendieron a pedradas contra los miembros de la JRV para evitar su salida y extraoficialmente conocimos que había 4 heridos, entre ellos el esposo de la alcaldesa Mario Vega, Olinto Huerta, entre otros.

Igualmente se reportaron JRV asaltadas entre San Miguel y El Almendro, así como forcejeos, discusiones y pleitos contra fiscales y activistas opositores.

La falta de acreditaciones de los fiscales del PLI, obligar la salida de fiscales de JRV, la falta de entrega de boletas a sus correligionarios, la constitución de mesas sin sus fiscales, fue el detonante, según Carlos Matamoros, para orientar que tras votar, sus electores se quedaran apostados en los Centros de Votación para “acuerpar a los fiscales y defender el voto”.

Masaya copada de anomalías
En Masaya, al igual que en el reto del país, los centros de votación prácticamente fueron tomados por militantes sandinistas, que impedían las labores de fiscalización de los otros partidos y observadores.
En la noche, tras protestas, choques y reclamos de votantes, varias caravanas vehiculares ya celebraban, aun sin conocer resultados preliminares, recorriendo la ciudad y los cohetes también eran el anuncio de la actividad sandinista.

Abuso sandinista en Chinandega
Al cierre de nuestra edición, varias JRV de la ciudad de Chinandega y de otras ciudades importantes que concentran la mayor cantidad de votantes, estaban retenidas por los presidentes de las mismas, los cuales estarían en comunicación con las estructuras del FSLN “para ver si los datos les cuadraban”.

Roberto Lira, encargado de los observadores del Instituto Para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, reveló a EL NUEVO DIARIO que las JRV de la colonia “Julio César Tinoco” y las ubicadas en las escuelas “Arturo Montealegre”, “Rosa María Martínez”, “Tomás Ruiz”, entre otras de la ciudad de Chinandega, a pesar de haber cerrado a las seis de la tarde, no dieron a conocer oficialmente el informe del escrutinio.
Indicó que la misma tónica ocurría con otras juntas receptoras de otras ciudades, y en Chinandega los presidentes de las JRV mencionadas se comunicaban por celulares con dirigentes sandinistas para determinar si sacaban las boletas escrutadas.

“Aquí en Chinandega los sandinistas no ganaron las elecciones, por eso no se anticipan a celebrar como en otros comicios”, expresó un simpatizante de un partido opositor.

Lira aseguró que de acuerdo con el informe de un observador, en la JRV 8011 del municipio de San Pedro del Norte, para diputados departamentales el FSLN obtuvo 103 votos, la Alianza PLI 123 votos y el PLC 1.

Y para presidentes y vicepresidentes el FSLN 100, la Alianza PLI 114 y el PLC cero.

En otro muestreo en dos JRV del área rural del municipio de Puerto Morazán, habían sido ganadas por el FSLN, seguidas por la Alianza Partido Liberal Independiente PLI y el PLC con gran desventaja, en una jornada llena de anomalías e irregularidades similares a las ocurridas en todo el país.