•  |
  •  |

Más de un centenar de denuncias recibieron las organizaciones Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, y Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, que supervisaron los comicios electorales y vieron obstaculizada su labor.

Según los informes presentados por estas organizaciones, constates fueron las protestas por las limitaciones a ejercer su derecho al voto en las Juntas Receptoras de Votos, JRV, el retiro de fiscales del Partido Liberal Independiente, PLI, las prohibiciones de hacer imágenes al interior o a las afueras de las JRV, así como el cierre de las mismas antes de la hora estipulada, e incluso con personas aún esperando realizar el sufragio.

Por otra parte, los miembros del partido de gobierno expulsaron a los fiscales de otros partidos antes de hacer la contabilización de los votos, lo que produjo varios conflictos con la población.

Denis Darce, director de proyectos y capacitación de la CPDH, señaló que estuvieron en 1 mil 200 JRV en Managua, Matagalpa, Rivas, Carazo, León, así como en Chinandega, y lograron ingresar al 70 por ciento de los centros de votación.

Detalló que en el 47.19 por ciento de las JRV abrieron tarde, el 22.47 por ciento presentaron algún tipo de limitación al ejercicio del voto y en el 63 por ciento de las JRV no hubo observadores nacionales.

Pero sí se permitió el ingreso al CNU y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, que instaron a la expulsión de los promotores de la CPDH. Además, en un promedio del 63 por ciento de JRV, no tuvieron ningún observador, en el 11.23 por ciento de las mismas había propaganda electoral a favor del FSLN o ciudadanos con este tipo de material proselitista.

La CPDH recibió más de 100 llamadas denunciando la limitación al derecho a votar y en el Distrito III de la capital se observó la entrega de doble boleta a ciudadanos identificados con el partido sandinista.

En el 80 por ciento de los centros de votación a la hora de cierre se agruparon miembros del partido de gobierno, intimidando a los ciudadanos, mientras en León se constató la movilización de una camioneta que circulaba con turbas armadas.  Uno de los promotores de la CPDH fue detenido en Acahualinca y llevado al Distrito II por haber observado que el Coordinador del Centro estaba tomando licor, sin embargo, lo acusaron de amenazas.

“De forma descarada hubo violaciones, pasaron por encima de la ley y hasta violando su propio reglamento”, dijo Marlin Sierra, directora del Cenidh. Al igual que la CPDH, compartió los señalamientos y destacó que su organización a nivel de Managua y sus delegaciones departamentales, también tuvieron obstáculos en sus labores, a tal medida que en Villa Libertad y en el colegio Liceo Franciscano, el doctor Gonzalo Carrión, abogado del Cenidh, fue retenido por turbas del partido de gobierno, mientras otros de sus abogados fueron sacados a empujones.