•   Corresponsal END / Costa Rica  |
  •  |
  •  |

El gobierno costarricense tiene que aceptar que seguirá teniendo a un país vecino con un presidente incómodo, como lo es Daniel Ortega, por lo tanto las relaciones bilaterales van a seguir siendo difíciles, opinó el analista costarricense, Constantino Urcuyo.

“Costa Rica tiene que aceptar los hechos como son, no le queda más que entender que tiene a un país amigo a la par, con gobierno incómodo”, dijo en una entrevista a un medio local.

“Las relaciones van a seguir siendo difíciles con ese gobierno, pero nosotros no podemos, bajo ningún aspecto, no reconocer que desde el punto de vista los hechos es el partido que triunfó, que tiene legitimidad, más o menos importante, es el partido que triunfó, el gobierno que tiene el control de ese país, de ese territorio”, añadió.

Reelección por una oposición atomizada

El presidente Ortega logró su reelección gracias a una oposición dividida y atomizada, además de contar con la cuantiosa ayuda venezolana que le ha permitido crear una “importante obra de asistencialismo social”, explicó.

Sobre las elecciones nicaragüenses, Urcuyo dice que la realidad de estas es que “es una elección en que el presidente Ortega enfrenta una oposición dividida profundamente, (aunque) contar con la generosa ayuda venezolana le ha permitido hacer una importante obra de asistencialismo social, y (por) eso se ha ganado la buena voluntad de la ciudadanía”.

Para el analista, llama la atención el fuerte respaldo popular hacia Ortega, principalmente de jóvenes y de personas pobres, “para qué entonces tolerar irregularidades electorales”, dijo, y recordó que el Consejo Supremo Electora es dominado por el partido de gobierno.

Felicitación solo a ganador en Guatemala
“Las irregularidades son meramente técnicas del Consejo Electoral no imparcial, irregularidades en el sentido de que la gran cantidad de dinero en asistencia a los pobres ha modificado la voluntad popular, en el sentido de lograr un mayor apoyo para Daniel Ortega”, indicó.

A nivel de gobierno no hay, hasta esta tarde, una reacción oficial. La Cancillería costarricense que acostumbra a saludar los procesos electorales en el mundo, solo felicitó a Guatemala, donde la derecha tomará el poder.