•  |
  •  |

Carteles, mantas, afiches, volantes y banderas plásticas que los partidos políticos distribuyeron a lo largo y ancho del país para atraer el voto, pasó de propaganda a literalmente basura. Lo que toca es retirarla, y la responsabilidad debe ser asumida por la dirigencia de las fuerzas políticas que participaron en las recién pasadas elecciones.

Así lo planteó el ambientalista Kamilo Lara, Presidente del Foro Nacional de Reciclaje, Fonare, quien llamó a que una vez finalizado el conteo de votos, los partidos cumplan con el compromiso que en campaña externaron ante este organismo, referido a la garantía de la limpieza de todos los sitios del país donde colocaron su material visual de campaña.

Hasta ahora, solo el PLC, con la Juventud Liberal, y el FSLN, con el movimiento ambientalista Guardabarranco, han manifestado disposición para, en un plazo de 30 días, concluir el retiro de la basura electoral que les corresponde. Con la Alianza PLI, APRE y ALN, Lara dijo que están a la espera de la necesaria coordinación.

Según Lara, es importante retirar todo ese material, pues además de alterar el paisaje por no haber sido elaborado con elementos biodegradables, es altamente contaminante para el medio ambiente, y se suma a la descarga de basura que diariamente la población desecha de forma irregular.

Sobre la conciencia verde de las fuerzas políticas, Lara determinó descuido de parte de dirigentes y militancia. La principal muestra --dijo--, fueron los cierres de campaña en la capital, que como coincidieron con los días de mayor actividad lluviosa, la mayoría de la propaganda electoral distribuida terminó en cauces que desembocan en el ya altamente contaminado lago Xolotlán.
Malas experiencias dejan lecciones

Según el representante del Fonare, si bien esta vez no fue posible que los partidos firmaran un compromiso que los obligara a hacerse responsables de su basura, para las próximas elecciones municipales planean promover que el Consejo Supremo Electoral incluya un reglamento ético que contemple este punto, y que, entre otras cosas, exija que elaboren propaganda en material biodegradable, usen tintas no tóxicas, que se prohíba el uso de plástico, y cuando sea necesaria su utilización, que sea biodegradable.

También piensa proponer propaganda reutilizable, es decir, que sea aprovechable en el uso doméstico, preferiblemente de tela o de cartón y no de plástico, reiteró.

Y algo fundamental --a juicio de Lara--, es que prohíban las pintas sobre árboles, así como las señalizaciones viales, principalmente en carreteras.