•  |
  •  |

Mientras el presidente y magistrado con período vencido del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas, daba como un hecho la reelección del presidente Daniel Ortega, el excandidato presidencial de la alianza Partido Liberal Independiente, PLI, Fabio Gadea Mantilla, reiteraba que su organización política no reconoce esos resultados, y calificaba el proceso electoral como un “fraude de modalidades y proporciones inauditas”.

Al final del mediodía de ayer, y con el 85.80% de las Juntas Receptoras de Votos, JRV, escrutadas, Rivas declaró el triunfo de Ortega con un 62.68% de votos, y un segundo lugar de Gadea Mantilla con un 30.97% de votos.

“En el contexto de las irregularidades y abusos mencionados, en este momento no podemos aceptar los resultados presentados por el Consejo Supremo Electoral, ya que ellos no reflejan la voluntad del pueblo, sino la del CSE”, dice el comunicado que leyó Gadea Mantilla, y que estaba dirigido al pueblo nicaragüense y a la comunidad internacional.  

“A medida que avanzó el proceso electoral, el inventario de irregularidades del mismo fue creciendo, hasta culminar en la jornada electoral de ayer, que ha sido un ejercicio cuidadosamente planeado por el orteguismo para alterar la voluntad popular (…) hemos estado ante la escenificación de un fraude de modalidades y proporciones inauditas”, agrega.

En el comunicado, la alianza PLI destacó como “vicios” de los comicios del domingo el hecho de que fueron dirigidos por las mismas autoridades electorales de los comicios municipales de 2008, que fueron calificadas de fraudulentas, así como la “inscripción inconstitucional” de la candidatura del presidente Ortega.

“No les fallaremos, aceptando como hecho consumado los propósitos del orteguismo. La lucha sigue.

Llamamos a todos nuestros militantes y simpatizantes a que esperen las orientaciones políticas que les haremos llegar desde el Consejo Político de la alianza PLI”, finaliza el comunicado.

Justifican participación en comicios
Sin embargo, antes agradecen “profunda y emocionadamente” a todos los fiscales de la alianza PLI, y al pueblo nicaragüense, que depositó “su esperanza de cambio” en esta organización política”.

En el documento, la alianza PLI justifica su participación en estas elecciones “por acatamiento a los plazos constitucionales”, porque son respetuosos de las leyes y porque querían darles a los nicaragüenses una “opción civilizada”. Al final de la lectura del comunicado, los periodistas no tuvieron oportunidad de hacer preguntas.

En León, el diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, y miembro de la alianza PLI, Carlos Langrand, deslegitimó los resultados presentado por el CSE, y calificó de fraudulento el proceso electoral.
Langrand destacó que las anomalías presentadas en el proceso electoral en ese departamento están siendo debidamente sustentadas para denunciar posteriormente lo ocurrido.

“Ganó la democracia y perdió la dictadura”, expresó el diputado, quien hizo eco de lo anunciado por las autoridades nacionales de la alianza PLI.

“Desconocemos los resultados. Eso es parte del inicio de nuestra protesta enérgica, negamos la transparencia y la imparcialidad del CED en León, y rechazamos los resultados de las actas elaboradas por funcionarios que representan la voluntad de instituciones al servicio del orteguismo”, puntualizó.

 

 

(Con la colaboración de José Luis González)