•  |
  •  |

Nuevas elecciones solicitaron el candidato presidencial que obtuvo el segundo lugar en la intención del voto, Fabio Gadea Mantilla, y los representantes de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, porque mantienen que el presidente Daniel Ortega Saavedra está siendo reelecto a través de un proceso de fraude e ilegalidades.

En tanto, el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, demandó al CSE, en primer lugar, el conteo y publicación junta por junta del 100% de los resultados de la votación, para que se refleje y respete la soberana voluntad popular, y en segundo término, que se proceda a tramitar y a dar respuesta ajustada a la ley  de todos los recursos de revisión que sean  presentados por los partidos en contienda, que permita corregir todas las irregularidades denunciadas y demostradas…”.

El planteamiento de Gadea Mantilla fue expuesto ayer por la tarde, cuando asistió efímeramente a una concentración de sus simpatizantes, quienes realizaron un tranque vehicular en la carretera a Masaya, frente a la primera entrada al residencial Las Colinas, protestando porque no aceptan los resultados de las elecciones.

Esta fue la primera protesta que concentró a los simpatizantes de Gadea en Managua, dos días después de las elecciones nacionales, en las que participó como candidato presidencial de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI.

Sin embargo, los al menos 400 partidarios de Gadea, fueron dispersados a morterazos por dos bloques de simpatizantes del partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN. Los sandinistas les salieron por los dos flancos a los protestantes, que también tiraron morteros.

Llamado del Cosep
Mientras, el Cosep en su comunicado hace énfasis en efectuar las correcciones necesarias, “puesto que es indispensable para la continuidad democrática y la estabilidad social y económica, que en el país se consolide y respete el pluralismo político existente”.

La máxima organización de empresarios, expuso que la situación presentada desde noviembre de 2008 a la fecha, evidencia que las autoridades del CSE han sido un obstáculo para el desarrollo democrático del país. Agregan que deploran “la actuación institucional del CSE, que se ha caracterizado en esta ocasión por la falta de  transparencia y de neutralidad”.

“Exhortamos a la clase política y al partido de gobierno a que en forma consensuada y no por un solo partido político, sino de forma pluralista con todos los partidos políticos y los agentes económicos, se adopten las decisiones  institucionales que garanticen la estabilidad política y económica del país”.

El país, agregan, requiere continuar avanzando en la cohesión económica y social que nos permita como nación superar nuestras diferencias políticas e ideológicas,  por  ello, no podemos permitirnos  llevar a nuestra patria  al límite de  la confrontación como ocurrió en el pasado. Por lo que hacemos un vehemente llamado a que nuestros planteamientos, reclamos  y posiciones sobre el proceso electoral actual, sean encauzados por vías pacíficas no violentas, contribuyendo a que la nación camine invariablemente por el sendero de  la democracia y de la paz.

Posición de Amcham
Por su parte, Amcham en sus tres puntos encuentra considerar la nulidad de las votaciones del 6 de noviembre.

“Nuestro país necesita de un clima apropiado para promover la inversión nacional y extranjera y desafortunadamente el proceso electoral no ha satisfecho a la mayor parte de los ciudadanos nicaragüenses, por lo que deberá considerarse la aplicación del Art. 168 de la Ley Electoral, cuando señala la posibilidad de la declaración de nulidad al comprobarse la existencia de los vicios informados o reclamados, siendo estas nulidades de tal magnitud que, claramente, inciden en los resultados generales de las elecciones”, señala el comunicado.

“El proceso electoral, desde su inicio se ha visto invalidado por las diferentes anomalías: candidaturas ilegales, limitantes a los partidos opositores, uso de recursos del Estado en beneficio del partido oficialista, cedulación sesgada y distribución de las mismas por personeros ligados al oficialismo, el no permitir la observación nacional de dicho proceso y la limitación a los observadores internacionales que ellos mismos denunciaron, la expulsión de fiscales durante el proceso de apertura de Juntas Receptoras de Votos y en el escrutinio mismo, y la no divulgación de los resultados de cada JRV como lo manda la ley, entre otras muchas anomalías”, indica el comunicado.

Agregan que todas estas anomalías “dan como resultado un proceso no transparente, cuyas consecuencias hacen que los resultados del mismo no brinden los elementos de credibilidad que nos permitan conocer si representan genuinamente la voluntad popular, al igual como sucedió en las elecciones municipales de 2008”.

Según el comunicado de Amcham, su posición fue emitida de acuerdo con los informes de las misiones internaciones que muestran un seguimiento al proceso electoral, y considerando la información que los organismos nacionales a quienes les fue impedida la participación, y en la medida de sus posibilidades lograron recabar información y pruebas evidentes de lo ocurrido, así como las declaraciones de los representantes de partidos políticos contendientes que han rechazado los resultados brindados por quienes administran el proceso electoral.