•  |
  •  |

El miedo a que se protagonicen más escenarios violentos ha provocado un éxodo de familias de la comunidad El Carrizo, del departamento de Madriz, mientras la Policía Nacional confirmó que hay oficiales detenidos, y que “caiga quien caiga, serán sometidos al peso de la ley”.

La misma acción tomará la institución respecto de los acontecimientos acaecidos en Siuna, donde fue asesinado un simpatizante sandinista y donde varios agentes del orden resultaron heridos.

La familia Tórrez, de El Carrizo,  denunció que el martes, militantes sandinistas en compañía de policías habrían provocado la muerte de tres de sus miembros y herido a dos, según ellos, por ser militantes del Partido Liberal Independiente, PLI.

Alberto Rosales, delegado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, en Estelí, y quien levantó los testimonios de la comunidad donde mataron a Mercedes Pérez Tórrez, José Ariel Tórrez y Elmer Tórrez Cruz, todos miembros de una misma familia --a la cual también pertenecen los heridos José Francisco y José Moisés Pérez Cruz--, destacó que luego de las indagaciones realizadas, varias familias han decidido abandonar sus casas y buscar refugio, por temor a ser nuevamente agredidos por los sandinistas.

“Nos dijeron que tienen miedo, porque después de la matanza amenazaron conque regresarían”, expresó Rosales en conferencia de prensa.

El asesinato de los tres campesinos fue calificado como crimen de odio, y enviarán un informe del caso a organizaciones de derechos humanos a nivel internacional.

Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Cenidh, destacó que según la información obtenida, quedó evidente que fue una ejecución, simplemente, porque las víctimas tenían un pensamiento político diferente.

Policía dice que castigará
El comisionado general Juan Ramón Grádiz, Secretario General de la Jefatura de la Policía, confirmó que los cuatro policías y el secretario político del Frente Sandinista en el departamento de Madriz siguen detenidos e investigados por este crimen, y que pasarán a la orden de las autoridades competentes a las personas que resulten implicadas en el lamentable hecho.  

Por su parte, Rosales señala que después de corroborar los hechos, apoyan a la comunidad en su exigencia para que se castigue a los culpables y se haga justicia. Destacó que casi al mismo tiempo que el Cenidh, un equipo de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, al mando del comisionado Cruz Sevilla, también estaba realizando las investigaciones correspondientes el pasado miércoles.

Entre los puntos coincidentes de los testigos, está que pasadas las nueve de la noche, en dos camionetas de la alcaldía de Somoto, llegaron los sandinistas en compañía de la Policía lanzando improperios, amenazando conque acabarían con toda la comunidad porque no votaron por el sandinismo, y comenzaron los disparos.

Algunos lograron huir, pero los miembros de la familia Tórrez no corrieron la misma suerte y fueron alcanzados por los disparos. Los testimonios son escalofriantes, y señalan que los cuerpos tendidos fueron después golpeados con palos y pateados, de tal manera, que de una de las heridas le sacaron las vísceras a uno de los fallecidos.

Caso Siuna
En relación con los hechos ocurridos en Coperna, la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía, afirmó que “los oficiales que estaban patrullando en ese sector  (del municipio de Siuna), fueron emboscados. Estaban en el campo y fueron recibidos a balazos. Tuve la oportunidad de escuchar por teléfono a compañeros que estaban allí y les dije: ‘Retírense que hay que salvar la vida de ustedes’.

Estaban verdaderamente afectados, y había compañeras que se estaban desangrando porque tenían heridas de bala en la pierna. La Policía no respondió a balazos en Coperna, te lo puedo asegurar”, señaló.

La Policía Nacional reporta un total de 47 policías heridos y cuatro civiles fallecidos, como resultado de la cobertura electoral y de las últimas protestas originadas después de que el Consejo Supremo Electoral, CSE, ofreciera los resultados de las elecciones nacionales.