•  |
  •  |

La Procuraduría General de la República, PGR, a través del área ambiental, presentó tres acusaciones por transporte ilegal de madera, uno en la Región Autónoma del Atlántico Norte y dos en Chontales. En los tres casos se decomisó más de 145 metros cúbicos de madera, equivalentes a más de US$100,000.

Además, en estas últimas dos semanas también interpuso dos acusaciones en Rivas por aprovechamiento ilegal de 7,132 huevos de tortugas marinas, en período de veda. Los acusados por transporte ilegal de madera son Rigoberto y César Sovalbarro, José Bravo Ortiz, Óscar Martínez y Pedro González, detalló el procurador ambiental José Luis García.  Mientras que por el aprovechamiento ilegal de huevos de tortuga, las señaladas son Gloria Araica y María del Carmen Rodríguez, entre otras.

Siguen cortando el Granadillo
Según García, estas acusaciones son resultado del trabajo coordinado entre la PGR, el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, para frenar a los depredadores de los recursos naturales.

“Los operativos han permitido interceptar los cargamentos ilegales de madera, para proceder a la acción penal y el decomiso de la misma”, dijo García.

La mayor parte de la madera transportada era de la especie Granadillo, pero también llevaban Cedro Real en menor cantidad, y es extraída del sector Paharatingny, en el municipio de El Tortuguero.  
Dos de las acusaciones se promovieron en el Juzgado Local de Villa Sandino, y una en el Juzgado Local de Juigalpa.

En dos de los procesos penales, los acusados han admitido los hechos y su responsabilidad ante la autoridad judicial, por lo que únicamente está pendiente la lectura de la sentencia, la cual, además de la pena privativa de libertad, deberá contener el decomiso total de la madera y de los medios de transporte, refirió el Procurador.

“No coman huevos de tortuga”

En el caso de los huevos de tortuga, la PGR llamó la atención a dueños de restaurantes y consumidores a no comprar el producto, porque está en período de veda.

Los huevos, que a la fecha han sido decomisados, provienen del Refugio de Vida Silvestre La Flor, en Rivas, considerado uno de los siete lugares en el mundo donde anidan de forma masiva las tortugas marinas.

El Refugio de Vida Silvestre Chacocente es otro sitio de anidación, ubicado en las costas de Carazo y Rivas.  La PGR se mantiene en coordinación constante con el Ejército de Nicaragua, institución que realiza el patrullaje permanente de estas playas para evitar el saqueo en los nidos.