•  |
  •  |

Amnistía Internacional, A.I., instó al gobierno de Nicaragua y a sus autoridades, a realizar urgentemente una investigación completa, imparcial e independiente ante los violentos y fatales choques ocurridos durante esta semana, tras una disputada elección presidencial celebrada el domingo.

En una nota de prensa de esta organización internacional de derechos humanos, señalan que al menos cuatro personas murieron y decenas resultaron heridas en medio de enfrentamientos en todo el país, entre partidarios y opositores de Daniel Ortega, quien fue reelegido para un tercer mandato en la Presidencia, el segundo consecutivo desde que asumió el gobierno en 2007.

“Las instituciones políticas de Nicaragua son el centro de atención. Las autoridades deben responder a esta violencia fatal, con una exhaustiva investigación sobre las circunstancias alrededor de los asesinatos y muertes”, dijo Guadalupe Marengo, directora adjunta de Amnistía Internacional para las Américas.

Agregó que esto debe llevarse a cabo rápidamente por un organismo competente, imparcial, y los responsables deben ser llevados ante la justicia con rapidez.

“Los enfrentamientos mortales que estallaron esta semana, que disputan el resultado de las elecciones, son solo otro indicador de la preocupante situación de los derechos humanos en Nicaragua”, dijo la señora Marengo.

Muertos y heridos
Las cuatro muertes confirmadas fueron a consecuencia de heridas de bala. Los muertos incluyen a tres partidarios de la oposición; Partido de Liberal independiente, PLI, en San José de Cusmapa, en el noroeste de Nicaragua, y se incluye a un secretario político del partido sandinista, en el municipio de Siuna, de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

La institución policial asegura que al menos siete oficiales resultaron heridos durante los enfrentamientos en Siuna. A nivel nacional, entre heridos y lesionados se cuentan a 47 agentes. En el caso de civiles, las autoridades dijeron no tener la contabilización.

El jueves, un grupo de alrededor de 30 jóvenes activistas del movimiento Nicaragua 2.0 estaban tomando parte en una manifestación antiorteguista, fuera de la Universidad de Centroamérica, en Managua, cuando fueron amenazados y atacados por partidarios de la Juventud Sandinista. Policías presentes en la escena no intervinieron para impedir los ataques.

“Incidentes como el de la Universidad (Centroamericana) son preocupantes. Deben tomarse medidas para garantizar que se cumpla el derecho de todos los nicaragüenses a manifestarse pacíficamente”, dijo Guadalupe Marengo.

Este año, una delegación de A.I. visitó Nicaragua, y conoció a los candidatos a la presidencia --a excepción de Ortega-- y a diputados. La organización instó a estos a crear y a defender un plan efectivo de los derechos humanos de Nicaragua.

“El nuevo Gobierno de Nicaragua debe comprometerse a elaborar y aplicar un plan firme, encaminado a lograr resultados reales para mejorar y proteger los derechos humanos para todos en Nicaragua”, dice el organismo.

El comunicado íntegro puede encontrarse en la dirección electrónica www.amnesty.org/es/node/28033 de la organización Amnistía Internacional.