•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Líderes religiosos de las iglesias evangélica y católica hicieron el llamado a las fuerzas políticas del país, para que no se sigan promoviendo ni protagonizando más hechos de violencia en  Nicaragua, y para que más bien se promueva un clima de oración y de ayuno, de modo que se pueda abogar por un mejor futuro para Nicaragua que permita promover la paz.

El pastor evangélico Augusto Marenco dijo a EL NUEVO DIARIO que no era sano para el país estar creando un clima de inestabilidad, promovido por protestas violentas que protagonizan los pobladores simpatizantes de los principales partidos políticos, que fueron parte en las elecciones presidenciales el pasado 6 de noviembre, porque esta situación solo deja como consecuencias personas golpeadas, heridas y fallecidas.

El vicario católico de la Catedral de Managua, Bismarck Conde, dijo a los nicaragüenses que “no vale la pena que el pueblo se mate” por los resultados de las elecciones del pasado 6 de noviembre.

En tanto, el reverendo Marenco señaló que independientemente de que haya inconformidades en los diferentes sectores que participaron en los comicios,  no era necesario mostrarlas en las calles bajo un clima de violencia, que una vez más deja a los nicaragüenses enfrentados entre hermanos.

El líder de una de las iglesias más grande del país, el Ministerio Apostolar Centro Cristiano, señaló que toda persona tiene derecho a manifestarse de forma cívica y pacífica, que este es un derecho que garantiza la Constitución Política de la República.

 “Lo malo en estos casos es que haya un incentivo para provocar hechos de violencia en el país y crear un clima de inestabilidad. Todos tenemos derecho a manifestar nuestras inconformidades, si sentimos que las hay; en este caso, existen personas que se sienten inconformes luego de pasadas las elecciones presidenciales, pero lo mejor es que expresen sus puntos de vista de forma pacífica. La violencia no debe ser alimentada”, afirmó.

 

Protestas cívicas
El sacerdote Bismark Conde, Vicario de la Catedral de Managua, lamentó los hechos de violencia registrados tras las elecciones nacionales del pasado domingo, y llamó a realizar “protestas pacíficas y cívicas”, pero con “tolerancia”.

“No es bueno que el pueblo abra heridas que en el pasado nos polarizaron”, continuó.

Conde se refirió específicamente a las tres personas muertas en San José de Cusmapa --un hombre y dos de sus hijos--, y a las decenas de policías heridos.

“Somos nicaragüenses todos, si alguien va a protestar que lo haga de manera pacífica, cívica”, expresó durante su homilía en la misa de mediodía en la Catedral de Managua.

“No nos sigamos hiriendo ni maltratando, porque al final tal vez los políticos se entienden entre ellos, mientras el pueblo se va dividiendo, se va enfrentado, y la ira se hace profunda y nos volvemos un país que no avanza”, recomendó el sacerdote”.

 

Abogan por diálogo
Por su parte, el pastor Omar Duarte manifestó que lo mejor era trabajar por un buen futuro para Nicaragua, para que prevalezca la paz y la armonía en el país.

Duarte recomendó a las fuerzas políticas del país iniciar un proceso de diálogo, con civismo y respeto, para solucionar las diferencias que pudieron quedar tras las pasadas elecciones.

Dijo que no era necesario estar llamando a la población a las calles, porque esto es un incentivo para que se desaten hechos de violencia, y más bien sugirió a los líderes políticos de la oposición a utilizar los mecanismos legales necesarios para denunciar y protestar ante cualquier anomalía que ellos consideren se haya dado en el pasado proceso electoral.

“Los pastores evangélicos siempre estamos haciendo el llamado a la paz y a la armonía. Es por eso que instamos a la población a que nos acompañe en una campaña de ayuno y oración que estamos promoviendo desde esta semana. El diálogo es la mejor arma para resolver los problemas, pero no así la confrontación en las calles, donde se enfrentan los hermanos nicaragüenses”, agregó.

 

Inestabilidad post electoral
Un total de 32 personas, entre simpatizantes de los partidos Liberal Independiente y Frente Sandinista, y oficiales de la Policía Nacional, fueron acusados la semana pasada ante los tribunales de justicia, por estar involucrados en los hechos de violencia post electoral, informó el inspector general del Ministerio Público, Armando Juárez.

Activistas de la ahora segunda fuerza política del país, el Partido Liberal Independiente, PLI, se han mostrado insatisfechos porque consideran que hubo fraude en los comicios realizados el pasado 6 de noviembre, así como los dirigentes del Movimiento Renovador Sandinista, quienes rechazan los resultados de las elecciones donde resultó ganador, de acuerdo con las cifras del Consejo Supremo Electoral CSE, el candidato del Frente Sandinista y presidente de la República, Daniel Ortega.

Autoridades de la Policía Nacional aseguraron recientemente que, hasta ayer, son 50 los policías que han resultado lesionados producto de la violencia post electoral.

Organismos de derechos humanos solicitaron públicamente y ante organismos internacionales, protección para los sobrevivientes de la comunidad El Carrizo, del departamento de Madriz, donde tres campesinos pertenecientes al PLI fueron muertos, presuntamente, por agentes policiales y miembros del partido de gobierno.

Además, se han referido a los hechos post electorales violentos en Siuna, RAAN, que también dejaron personas heridas y fallecidas.

Los líderes religiosos evangélicos se reunieron este sábado, e iniciaron una jornada de oraciones por Nicaragua.

El pastor Duarte afirmó que el próximo miércoles se realizará otra jornada de ayuno y oraciones, e invitó a todos los hermanos cristianos del país a sumarse, así como a la población en general.

 

Se debe ser tolerante
El padre Bismarck Conde, Vicario de la Catedral de Managua, en su homilía también recordó que antes de los comicios presidenciales, la Conferencia Episcopal de Nicaragua lanzó un llamado a la tolerancia, asegurando que dicha institución mantiene ese mensaje.  

Al término de la misa, Conde no quiso profundizar sus declaraciones ante los medios de comunicación que lo consultaron, pues dijo que las hizo a criterio personal, y porque los obispos se reunirán próximamente para preparar la posición y el mensaje de la Iglesia Católica después de las elecciones del 6 de noviembre.

 

Zonas marcadas por protestas
Los hechos violentos más sonados se dieron en Jalapa, San José de Cusmapa, Matagalpa, San Juan de La Concha, Siuna, Mulukukú, Matiguás y el Caribe Sur, los cuales dejaron fallecidos y lesionados, entre  pobladores y agentes de la Policía, además de personas detenidas por participar en las protestas.