•  |
  •  |

Las inversiones en proyectos de generación eléctrica sumaron en 2010, alrededor de US$1,100 millones en los países de la región centroamericana, lo que ayudó a la subregión a incrementar la oferta energética en un 4.6%  (494 megavatios más que en 2009), según informe presentado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal.

Costa Rica, Guatemala, Panamá y Nicaragua destacan con inversiones por encima de de los US$100 millones.  

El estudio que reúne las estadísticas del sector energético, señala que en Nicaragua las inversiones sumaron los US$107 millones, producto de la entrada en operaciones de la segunda fase del parque eólico Amayo II, que produce 23 megavatios, y 52 megavatios de la empresa de capital venezolano-nicaragüense Alba de Nicaragua S.A., Albanisa.

La segunda fase del proyecto Amayo contempló la instalación 11 aerogeneradores de 2.1 megas de potencia cada uno, donde cada megavatio es vendido en US$90 promedio. La inversión fue de US$55 millones, y se incrementó la capacidad generadora del consorcio Amayo S.A., hasta los 63 megavatios en total.

Albanisa realizó una inversión de US$52 millones, que le permitieron instalar las plantas térmicas “Che Guevara”, de 54 megavatios de potencia, ubicadas en Nagarote, municipio de León.

US$372 millones en Costa Rica

Costa Rica destacó, según la Cepal, en 2010, con inversiones de alrededor de US$372.5 millones.

El Consorcio Nacional de Empresas de Electrificación de Costa Rica (Coneléctricas R.L.) puso en operaciones el complejo hidroeléctrico conformado por las plantas  hidroeléctricas Pocosol y Agua Gata, con una capacidad de 26.5 megas que costó US$72 millones.

Además, el Grupo ICE inauguró el proyecto termoeléctrico Garabito, con una capacidad de 202.7 megavatios y una inversión de US$300 millones.

Guatemala suma US$250 millones
En Guatemala, las inversiones sumaron alrededor de US$250 millones el año pasado, con el grupo hondureño Terra, que  inauguró la hidroeléctrica Xacbal, de 94 megavatios.

Esto incluyó la construcción de una línea de transmisión eléctrica  de 130 kilómetros. Esta es la segunda hidroeléctrica más grande del país, y el mayor emprendimiento renovable privado desarrollado en Centroamérica por un grupo inversionista de la subregión.

Parte de la energía producida será vendida a una distribuidora salvadoreña. Además, el país reporta el ingreso de seis pequeñas hidroeléctricas que totalizan alrededor de 12.3 megas (Panán, Los Cerros, Covadonga y otros).

Panamá aumenta producción hidroeléctrica
En 2010, las inversiones en Panamá dieron paso a la operación de cuatro nuevas hidroeléctricas  que totalizan una producción de 53.4 megavatios.

La empresa Electro-generadora del Istmo S.A., inauguró la planta Mendre I de 18.9 megas de potencia.

Asimismo, la empresa Bontex S.A. inició operaciones de la hidroeléctrica Gualaca, que utiliza el caudal de los ríos Chiriquí y Estí.

En lo referido a plantas termoeléctricas, la estatal de ese país, Egesa, contrató un arrendamiento para generación de las centrales Cerro Azul y Charco Azul, para producir  110.4 megas más.

Además, la generadora Bahía de las Minas, cuyo accionista mayoritario es el grupo transnacional Suez Energy, finalizó la conversión a carbón de tres unidades búnker, para producir  120 megas, con una inversión de al menos US$140 millones.

El Salvador y Honduras rezagados
El Salvador reporta un aumento de apenas 10 megavatios en su mercado eléctrico, que aporta un cogenerador de la industria azucarera.

De igual forma, en 2010 Honduras registró inversiones mínimas, y el ingreso de la hidroeléctrica Coronado de 4.5 megavatios, ubicada en la municipalidad de Gualaco, en el departamento de Olancho.