•  |
  •  |

El año nuevo traerá a la población dos regalos no muy gratos: una reforma tributaria y una reforma fiscal. La primera ley deberá ser aprobada por la Asamblea Nacional a más tardar en el primer semestre de 2012, anunció el asesor presidencial Bayardo Arce, quien evitó explicar los detalles de ambas propuestas.

Arce, sin embargo, ofreció una pista no muy alentadora: las dos reformas se basarán en parte en la Ley de Concertación Tributaria y en la propuesta técnica que mandó a hacer el INSS.

La Ley de Concertación Tributaria pretendía una reestructuración amplia del IR a través de una mayor incidencia en las ganancias de capital, dividendos y transacciones con el exterior entre partes relacionadas o precios de transferencia, explicó en su momento el experto Julio Francisco Báez.

En tanto, la propuesta de reforma al INSS, elaborada por consultores externos, contempla incrementar la edad de jubilación a 65 años, duplicar a 1,500 el número de cotizaciones para tener derecho a una pensión, y calcular la pensión con base en el salario promedio de toda la vida laboral.

En este nuevo período de gobierno, ¿qué temas económicos van a priorizar?
Vamos a seguir con la misma agenda económica. La política económica nuestra tiene como objetivo impulsar el crecimiento económico del país, de tal manera que eso nos permita generar empleo y erradicar la pobreza. La fórmula que hemos empleado está basada en tres ejes que los vamos a seguir impulsando: la diversificación económica, que haya mercados que estimulen la inversión extranjera y nacional para desarrollarse en el país; en segundo lugar, seguir apoyando a todos los agentes económicos del país sin ningún tipo de discriminación, con tal de que contribuyan a estos objetivos de crecimiento, la lucha contra la pobreza y generación de empleo; y en tercer lugar, que todas estas políticas surjan del consenso, es decir, de un diálogo permanente con el sector empresarial y trabajador.

Se ha hablado de una reforma tributaria y de una reforma a la Ley del INSS…
Son temas que dejamos pendientes para el futuro del país, y lo hicimos en conjunto con el sector empresarial y sindical, y también con las fuerzas políticas en la Asamblea.

Son temas que impone la coyuntura internacional, y sobre los cuales nos pedía el Fondo Monetario Internacional que trabajáramos. Nosotros les hicimos ver que este año por las elecciones, y siendo estos dos temas bastantes complejos, no era lo más propicio para entrarle a una discusión de este tipo, y que en todo caso había que dejarlo para 2012.

Se requiere hacer una revisión de la política tributaria del país, de tal manera que tengamos un régimen tributario más equitativo y progresivo, y sí, se requiere revisar la seguridad social.

El régimen de seguridad social surgió en el mundo en los años 50, cuando las expectativas de vida de los seres humanos rondaban los 50 años, ahora nosotros según el último Informe de Desarrollo Humano tenemos un índice de vida de 72 años, de tal manera que hemos venido experimentando que nuestras cotizaciones, las de los que trabajamos hoy, sirven para las cotizaciones de los que ya se retiraron, pero te queda la incertidumbre de quién te va a asegurar tu pensión a vos cuando te toque retirarte.

Objetivo de la reforma
Entonces, tenemos que discutir a nivel de nación cuál es la forma más apropiada para enfrentar este riesgo. Este es un tema mundial, no hay un solo país es el mundo que no tenga en discusión esto. Nosotros no queremos que se nos llegue a presentar como se los están poniendo a países como Grecia, Italia, España, Portugal, Irlanda…

¿Cuál es el fin de esta reforma?
Hacer viable la seguridad social de este país.

¿La propuesta que está colgada en la página web del INSS es la misma que presentaron al FMI?
No, nosotros no hemos presentado ninguna propuesta. Este es un trabajo (para el) que el INSS contrató a unos consultores, unos técnicos, cuando el Fondo estaba esperando que esto se discutiera en 2011. Nosotros les hicimos ver que no era un año propicio, y el trabajo quedó allí. El INSS lo colgó porque, obviamente, pagó por el trabajo, pero en todo caso será una base de discusión, ya el FNT ha anunciado que está trabajando una contrapropuesta.

El gobierno no asume que esa es su propuesta porque es un trabajo de consultores, en todo caso, será una base de discusión junto a la que puedan presentar los empresarios y los sindicatos.

Supongo que usted ya estudió esta propuesta. A su criterio, ¿qué tan viable es?
No, no, ni me interesó estudiarla, ¿para qué? Si ese es un tema del año 2012, ¿qué voy a estarla viendo en el 2011? Ahí he oído que aumentan la edad de jubilación y una serie de cosas que no he estudiado. Ese tema vamos a empezar a trabajarlo para el próximo año.

El presidente Ortega ha ordenado incluir en el Presupuesto las deudas que el Estado tiene con el INSS, ¿por qué esto aún no se ha hecho?
Porque solo las podés incluir en la medida en que tenés recursos suficientes para irlas amortizando, por eso se impone también la revisión del régimen fiscal. Todo el mundo ha señalado que en el país hay muchas exoneraciones, incluso los amigos diputados a veces aprueban leyes donde con la intención de estimular alguna actividad económica, dan exoneraciones fiscales, y ni siquiera les ponen plazo, entonces se vuelven exoneraciones eternas, que al menos desde el punto de vista económico no son eficientes, porque si yo sé que toda mi vida no voy a pagar impuestos, nunca me preocuparé porque esa actividad económica sea eficiente. Ese es otro tema que tendrá que discutir la nación entera, los agentes económicos, sobre todo.

¿Podría mencionarme algunas de estas exoneraciones que deben ser revisadas?

No tengo ningún punto específico. Lo que tengo es un abanico de realidades sobre la mesa, y a escuchar a todo el mundo hasta que encontremos un consenso.

¿En cuánto tiempo cree que estará lista la reforma fiscal?

Creo que todo esto tiene que hacerse en los primeros meses de 2012.

¿En el primer semestre?
En el tema fiscal sería lo ideal. Acordate que nosotros trabajamos con un año fiscal que va de julio a junio, entonces lo ideal sería que esto se pudiera discutir y consensuar de tal manera, que los agentes económicos pudieran prepararse para el siguiente año fiscal.

Si estos últimos años ha habido sobre- recaudación, ¿por qué una reforma tributaria?
Precisamente, porque esa sobre- recaudación no es suficiente. Todo el mundo está claro: tenemos demandas justas de los maestros, de los médicos, de los mismos trabajadores del Estado, reclamando mejores salarios. Por otra parte, tenemos pendiente una cantidad de inversiones en infraestructura para la producción, y vos misma me preguntabas cuándo vamos a poner la plata para pagar la deuda del INSS. Entonces, el hecho que hayamos obtenido sobre-recaudación sobre las cantidades que estimamos este año, no significa que sean las cantidades necesarias para cubrir todo el océano de necesidades que tiene ese país.

¿Cuáles son las columnas de esa reforma fiscal?
Recordá que en el año 2009 preparamos una propuesta de Ley de Concertación Tributaria. De común acuerdo con empresarios y sindicatos decidimos congelarla, postergarla, precisamente, para 2012, y como teníamos que llenar un vacío, un déficit que había en la recaudación, hicimos una reforma a la actual Ley de Equidad Fiscal, que nos permitió más o menos llenar el déficit que había con la caída de la actividad económica.

Los ejes están allí en esa Ley de Concertación Tributaria, en el tema de las exoneraciones, revisar su eficiencia, irlas eliminando gradualmente. Habrá que buscar actividades económicas de gran potencial, posibilidades para el desarrollo del país que actualmente no tienen ningún estímulo fiscal.

¿Cuánto se prevé recaudar?
Cifras todavía no trabajamos. Una reforma fiscal tiene dos autores, por un lado los haciendistas, esos son los que andan viendo los números, y, por otro lado, los formuladores de políticas económicas. Lo importante es que una reforma fiscal tenga dos objetivos: uno, estimular el crecimiento económico, la productividad de la economía, y, por otra parte, que permita recaudar fondos, de tal manera que se pueda ir con esto abonando al déficit que tenemos en el gasto social. Hay que combinar ambas cosas.

¿Al finalizar 2012 también debe estar la reforma a la Ley del INSS?
Sí, en todo el año.

¿No temen a la reacción de pánico que podría tener la población?
No, por eso te estoy diciendo que el gobierno no tiene propuesta. Todo lo que se dice son los comentarios sobre el trabajo de unos técnicos, pero aquí las cosas se van a hacer en consenso.

Tampoco es una preocupación la aprobación de estas leyes en el Parlamento, pues tienen mayoría…
Si queremos consenso no debemos partir de una visión de aplanadora. Aunque tengamos una mayoría en la Asamblea, como lo arrojan los resultados electorales del 6 de noviembre, tenemos que hacer un esfuerzo para que, sobre todo, las políticas económicas se aprueben, si no unánimemente con el máximo de consenso, porque hay que tomar en cuenta que la economía no es una actividad que pueda dar sus frutos en un año o en cinco, que es el período de gobierno en Nicaragua.

Muchas veces, un esfuerzo económico da sus frutos en una generación, una generación se calcula en 15, 20 años, y para que esa política económica tenga estabilidad, es importante que todas las fuerzas políticas, representadas en la Asamblea, de alguna manera la hagan suya.