•  |
  •  |

“Vine al mercado a comprar una costillita para una sopa, pero eso no es diario, hay semanas que sí y semanas que no”, dice Georgina Aguilar, quien ayer llegó al mercado “Iván Montenegro” a comprar los ingredientes para dicho plato, pero no ajustó con los 100 córdobas que calcula invierte todos los días para la comida de ella y de tres personas más que viven en la misma casa.

Don Orlando Martínez es jubilado, mensualmente recibe un cheque por 3 mil córdobas. Comentó que invierte entre 100 y 150 córdobas en su comida por día.

Incluso, destacó que prefiere hacer sus compras en el Mercado Oriental porque allí los productos están más baratos.

En su dieta incluye chorizo de cerdo; la libra le cuesta 40 córdobas, pero aseguró que come más pollo que otra cosa, por lo económico. Él está claro de que el cheque mensual de 3 mil córdobas no alcanza para cubrir toda su demanda de alimentos. “Mi pensión debería ser de 5 mil córdobas al menos, porque todo está caro”, expresó.

Por su parte, Yadira Centeno, quien vive en el barrio Monseñor Lezcano, aseguró que “se compra lo más que se puede: el arroz, los frijoles y el quesito… el huevo está por las nubes. Llevo carne una vez o dos a la semana, no es diario, el perecedero a como se pueda, porque también está caro”.

“Al día me gasto unos 150 córdobas para la comida de mi marido, mi niña y yo, pero no solo se compra la comida, hay que comprar jabón, el Ace y el gas de cocina”, agrega.

Bosco Fuentes,  farmacéutico de profesión, también invierte unos 150 córdobas diarios para la comida de cinco personas. Según cuenta, desembolsa 30 córdobas más que el año pasado.

“Si en la mañana se desayuna huevo y pan se gastan unos 35 córdobas. Para el almuerzo se invierten unos 75 córdobas y en la cena otros 30 córdobas, sin incluir otros gastos, como la leche de los niños o la pasta de dientes”, expresa este padre de familia.

Fuentes comentó que nunca deja de llevar a su casa el arroz, los frijoles, el queso, el aceite, el pollo y los productos de limpieza, como jabón y Ace. Pero indicó que dependiendo de lo que esté en temporada, lleva las verduras y perecederos.

“Ahorita estamos comprando menos cebollas, chiltomas y tomates, porque han subido de precio. Para complementar, compro la bolsita de salsa de tomate, o llevo las papas y pipianes que están más accesibles”, explicó.

Se come de acuerdo a como se gana
El economista René Vallecillo argumentó que en Nicaragua las familias comen de acuerdo a lo que ganan.
Agregó que si bien es cierto que los precios de los granos básicos han aumentado, ese incremento no ha sido fuerte. Lo estimó en un córdoba por libra en el caso del arroz. Aunque reconoció que “lo ideal para comer bien es invertir unos 200 córdobas por día, para un núcleo familiar de cinco personas como máximo”.

“Lo bueno en el país es que tenemos frutas y legumbres que son más baratas. Por eso la gente gasta poco, pero el que quiere comer bien gasta hasta 200 córdobas; eso depende del número de personas”, comentó.

Indicó que a los mercados llega la gente de escasos recursos económicos que ganan el día a día, y que por lo general dejan de comprar algunos alimentos, como las carnes.

Consumen menos carne
A la fecha, los consumidores que ponen pie en los centros populares de compra, refieren que adquieren menos carne.   

“Se compra más el pollo que la carne, porque es muy costosa; no me alcanza”, dijo Ángela López, quien aseguró que  invierte entre 30 y 40 córdobas por tiempo de comida para cuatro personas que viven con ella.

Aparte de la carne, el huevo ocasionalmente, y algunos perecederos --tomate, chiltoma y cebollas-- son parte de una larga lista de alimentos que hoy no se consumen mucho.

No obstante, además del  pollo; el arroz, los frijoles, el azúcar, el jabón y el papel higiénico, son los productos básicos que no faltan en la lista de compras, por ser “los más baratos y necesarios”, expresó Elena Rodríguez Aguilera, del barrio San Judas, quien destina 120 córdobas para la comida del día.