•  |
  •  |

Dos personalidades críticas del gobierno denunciaron en la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, que son víctimas de persecución por parte de las autoridades policiales y de justicia, que han comenzando a intimidar al personal de trabajo o a los colaboradores que tienen a su alrededor.

Uno de los críticos del gobierno que denunció estas acciones es Roberto Bendaña, Director de la organización Hagamos Democracia, quien destacó la detención ilegal de dos de sus colaboradores y personas allegadas --Leonardo de Jesús Zamora y Donald Morales Úbeda--, a quienes primero los detuvieron en un bus de Ocotal, señalándolos del robo frustrado de tres gasolineras.

Ambos fueron enviados a la Dirección de Auxilio Judicial y luego al penal de Tipitapa, a pesar de que el término máximo de detención sin acusación es de 48 horas.

Pasaron tres días hasta que el Ministerio Público acusó a los dos, pero por simple tenencia ilegal de armas, aunque solo uno de ellos llevaba el arma con su respectiva portación.

Luego les adjudicaron un abogado de oficio que no rechazó la detención provisional. Sin embargo, por ese delito, ante dos personas sin antecedentes delictivos, no era necesaria.

Las angustiadas esposas: Alba Olivera Borge y María Torres Pérez, aseguran que les permitieron verlos, y ellos aseguraron que en la DAJ fueron dejados en calzoncillos, lanzados a una celda oscura, donde tenía que dormir en el piso por no tener catre. Agregaron que ahí fueron golpeados, mientras les exigían la confesión de algo que no tenían ni idea.

El abogado Manuel Urbina Lara, igualmente, dijo que a su trabajador, Noel Zelaya, le han filtrado que quieren acusarlo de ser tope de objetos robados, en este caso, por una bicicleta, y al mismo tiempo involucrarlo a él, lo cual no sería el primer intento para tratar de mezclarlo en situaciones delictivas infundadas, esto, porque no se calla sobre situaciones que señala de anómalas dentro de la Policía Nacional.

Varias denuncias con patrón similar
Pablo Cuevas, asesor jurídico que la CPDH, destacó que hay diversas denuncias de este tipo que llevan un patrón similar.

“Evidentemente, hay una serie de irregularidades que nos dejan pensativos, y si bien no podemos decir que esto se ha convertido en una política institucionalizada, está claro de que existe una problemática seria en estos casos, que involucran a personas críticas al gobierno, violentando los derechos civiles de los implicados”, expresó.

Cuevas mencionó que están pidiendo información del caso a las autoridades, y se piensa cambiar de abogado defensor. Así, también, pedirán una audiencia especial para solicitar la libertad condicional de los detenidos.

Ayer también en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, dos promotores de esa instancia en Río Blanco interpusieron denuncia por acoso, y la misma fue también interpuesta en Asuntos Internos de la Policía Nacional, por amenazas de muerte de parte de las autoridades.

Neylim Robleto aseguró que todo se atribuye por haber reclamado sus cédulas de identidad. Denis Díaz también fue amenazado, pero por miembros de la Juventud Sandinista.  

Robleto aseguró que hay acusaciones y amenazas contra ellos y contra 15 personas más de Río Blanco.