•   Bilwi, RAAN  |
  •  |
  •  |

Familiares de Kirk Fernández (alias “Jamaiquino”) y Johnny Isaías Chow, dos de los cuatro presuntos narcotraficantes que fueron aniquilados la semana pasada por la Fuerza Naval, cuando estos transportaban un cargamento de droga en una panga que se desplazaba al sureste de Bilwi, denunciaron que ellos no murieron en combate tal como lo informaron las autoridades, sino que fueron capturados vivos, torturados salvajemente y ejecutados.

La viuda de Kirk Fernández, Winona Guillermo afirma: “Su cuerpo presentaba torturas, sus muñecas estaban quebradas, las plantas de sus pies estaban igual, fracturadas, tenía más de 15 balazos, desde los pies hasta la cabeza; la lancha en que se transportaban no presentaba impactos de tiros, que sería lo normal si se tratara de un combate, ni la de la Naval tampoco.”

 Winona ve sospechoso que nadie de la Fuerza Naval haya salido lastimado si se tratara de un combate. “También hubieran muerto en un intercambio de tiros, por lo menos uno de ellos hubiera sido herido, pues no son de acero. Está claro que a mi marido lo asesinaron.”

En términos similares se refirió Lino Hernaldo Chow Molina, padre de Johnny Chow, quien dijo: “El cuerpo de mi hijo presentaba torturas, tenía desbaratados los dedos de las manos; hago un llamado al presidente Ortega para que investigue este asesinato, porque Johnny no tenía antecedentes delictivos y si andaba en algo ilegal lo hubieran capturado y juzgado, porque en Nicaragua no hay pena de muerte.”
 
Exigen  justicia
 Winona Guillermo asegura que toda la sociedad nicaragüense tiene que saber la verdad. “No hubo ningún combate, fue un asesinato frío y cobarde. Los de la Fuerza Naval son racistas y odian a los indígenas de la Costa Caribe”, señaló.

Pido a las organizaciones de Derechos Humanos que investiguen a fondo este caso, porque no es posible que ahora los militares se dediquen a ejecutar a las personas que ellos creen que andan metidas en actos ilícitos”, demandó.

Tanto Winona Guillermo como Lino Chow señalan que son perseguidos por las autoridades, y temen que haya represalias en contra de ellos por denunciar lo que califican como una pasada de cuentas a sus deudos fallecidos.

Llamamos al celular del coronel Danilo Blanco, jefe militar de la RAAN, y él se limitó a responder que no sabía nada. Ninguna otra autoridad se ha pronunciado sobre los graves señalamientos de estos ciudadanos. En el operativo se decomisó un cargamento de droga valorado en US$65 millones, fusiles y municiones, entre otras cosas.