•  |
  •  |

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos, MOE-OEA, respaldó los resultados de los comicios del pasado 6 de noviembre en Nicaragua, que dieron por ganador al presidente Daniel Ortega Saavedra, sin embargo, el organismo regional hizo varios señalamientos de “irregularidades y anomalías”, antes, durante y después de las elecciones, además de recomendar una serie de reformas al sistema electoral nicaragüense.

“El Consejo Supremo Electoral informó sobre el resultado de las elecciones, las cuales indican que el presidente Daniel Ortega fue reelecto… A pesar de los inconvenientes indicados, que impidieron ejecutar esta tarea (de observación) en forma adecuada, sus resultados, con esas limitaciones que he señalado, resultan semejantes con los emitidos por el Consejo Supremo Electoral. También tuvimos conocimiento de procedimientos similares hechos por otras organizaciones que llegaban a las mismas conclusiones”, expresó el jefe de la MOE-OEA, Dante Caputo, ante los miembros del Consejo Permanente del organismo regional en alusión al conteo paralelo realizado por la MOE.

La amenaza de las inhibiciones
Durante la lectura del informe, Caputo expresó que el principal temor de este organismo se centra en la posibilidad de que diputados electos de la alianza electoral encabezada por el Partido Liberal Independiente, PLI, sean inhibidos por resoluciones pendientes en la Corte Suprema de Justicia, CSJ, lo cual, según dijo, representaría una amenaza a la voluntad popular.

“Una eventual resolución de la Corte Suprema de Justicia que reordenare la reorganización del Partido Liberal Independiente, podría implicar la exclusión de la segunda fuerza electoral”, expresó Caputo.

Entre las recomendaciones que contiene el informe para corregir las “anomalías” del proceso electoral figuran: “promover una reforma del mecanismo para la acreditación de fiscales mediante una fórmula que cautele una mayor autonomía de los partidos políticos para la acreditación de los mismos; también promover una reforma del criterio para la composición de las Juntas Receptoras  de Votos, procurando que estén compuestas por ciudadanos y ciudadanos  sin consideración de su pertenencia partidaria, pues de esta forma se fortalece el papel de los fiscales de partidos y permite un mayor compromiso de la ciudadanía con el proceso electoral”.

Otra de las recomendaciones es “mejorar el procedimiento de cedulación y la gestión en la entrega de cédulas de identidad, de manera tal que se evite que sea un tema de naturaleza electoral, sino más bien, la consagración plena al derecho a la identidad”.

“Por otro lado, expresamos nuestra seria preocupación por el incumplimiento del acuerdo de procedimientos (de la MOE-OEA con la Cancillería nicaragüense para observar las elecciones) (pues) los hechos derivados de este incumplimiento han impedido llevar adelante plenamente los objetivos de nuestra misión”, expresó tajantemente Caputo.

Rivas reacciona
Por su parte, el presidente con término vencido del CSE, Roberto Rivas, acogió con beneplácito el informe de la MOE-OEA y expresó que, en el caso de las reformas recomendadas por Caputo, son responsabilidad de los partidos políticos con representación en la Asamblea Nacional, en alusión a que a los diputados corresponde reformar la Ley Electoral.

Respecto a la preocupación de la MOE-OEA en torno a una posible inhibición de diputados electos del PLI, Rivas expresó que las resoluciones respecto a la reorganización de este partido están en manos del Poder Judicial; sin embargo, Rivas no cree que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia emitan una fallo que perjudique a los diputados electos.