•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En una asamblea celebrada el martes por las jefaturas del Ejército y la Policía de la subregión minera de la RAAN con comunitarios de Coperna y una comisión de líderes religiosos, para analizar la situación traumática que prevalece ahí una semana después que alzados en armas afines al PLI emboscaran a una patrulla lesionando a siete uniformados y dos civiles y asesinaran al dirigente sandinista Donaldo Martínez, el jefe policial del Triangulo Minero, comisionado mayor Otilio Duarte, afirmó que lo que existe en la zona es una guerra psicológica y exhortó a los presentes a volver a la normalidad.
 
También estuvieron presentes el jefe del Destacamento Militar de Montaña coronel Francisco José Ruíz Sandino, el Secretario Político Municipal del FSLN, Porfirio Padilla, el Secretario Político Departamental del FSLN en el Triángulo Minero, Bernardino Herrera y delegados de diferente instituciones del Estado, quienes escucharon la demanda de los pobladores que reclaman presencia policial y seguridad por la zozobra que perdura en la zona y que está obligando a muchos activistas de los Consejo del Poder Ciudadano (CPC) y simpatizantes sandinistas a abandonar sus fincas por temor a eventuales pasadas de cuentas de parte de sus adversarios liberales.
 
El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, designó a Karla Vanesa Zamoran, que al ser consultada por el END dijo que se encontraba allí para conocer las circunstancias en la que murió el secretario político del FSLN, Donaldo Martínez.
 
Faustino Rivera líder de la organización de la comisión de religiosos dijo que la única intención de esta comisión es ayudar para que en Siuna regrese la paz; “Quiero hacer un llamado al Consejo Supremo Electoral, si ama a Siuna que entregue cédula a toda la gente, sin distingo de colores políticos, porque de ahí se ha originado todo este conflicto, que contribuya para que sane pronto esta herida”.
 
Por su parte el Comisionado mayor Otilio Duarte dijo a los comunitarios que no deben tener miedo, “hago un llamado para que los compañeros que han abandonado sus fincas regresen a trabajar, quienes están implicados se entreguen a las autoridades y que demuestres su inocencia si es que lo son”.
 
Duarte agregó que el día de los acontecimientos, la policía retiró sus tropas porque no están en guerra con nadie “Estamos para protegerlos y ayudarlos”, argumentó.
 
Mientras tanto el coronel Francisco Ruiz Sandino dijo a los comunitarios que el ejército está comprometido con la comunidad de Coperna para acompañarlos y protegerlos, el rostro de nuestro oficiales son personas que llegan de estas comunidades para garantizarle la vida y seguridad en el campo”.
 
Sin embargo, las palabras de los jefes policial y militar no lograron calmar la tensión que se siente en el ambiente y el temor de nuevos brotes de violencia. Tampoco hubo conformidad ante la explicación de Duarte sobre la falta de capacidad de establecer una guarnición en Coperna.