•  |
  •  |

Monseñor Silvio Báez. MELVIN VARGAS / END.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, señaló que el Consejo Supremo Electoral, CSE, “no ha sido capaz de ejercer sus funciones con responsabilidad y honestidad”, y que la legitimidad de los resultados y el respeto a la voluntad popular quedaron en entredicho, días después que el magistrado Roberto Rivas respondiera a las críticas de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, diciendo que no eran “palabra de Dios”.

“El CSE no ha sido capaz de ejercer sus funciones con responsabilidad y honestidad, actuando con tal transparencia en el escrutinio de los votos que no permitiera ni la más mínima duda acerca del respeto a la voluntad popular en estas elecciones”, señalaron los obispos en el comunicado.

En ocho puntos, los obispos dieron a conocer su posición sobre el proceso electoral, el actuar del CSE y un llamado a los nicaragüenses para que se manifiesten pacíficamente, pidiendo a las instituciones que cumplan con su deber.

“Si hay que exigir a las instituciones que cumplan con su deber y a los poderes del Estado que respondan a sus obligaciones, a través de todo tipo de manifestaciones públicas y privadas, y en el marco de los derechos humanos, hay que hacerlo siempre en modo pacífico”, aseguraron los obispos.

Demandaron a las autoridades de Policía Nacional y “a cualquier otro grupo”, que se le respete al pueblo su derecho a movilizarse y a manifestarse pacíficamente.

Reprochable a los ojos de Dios

“Como creyentes, poseemos la firme convicción de que cualquier acción deshonesta que atenta contra la soberanía del pueblo, no es un simple hecho éticamente negativo, sino algo reprobable a los ojos de Dios”, afirmaron.

Los obispos iniciaron y finalizaron su comunicado con su admiración hacia el pueblo nicaragüense, que con tanta decisión participó en el proceso electoral, aunque esa “determinación madura y cívica de los nicaragüense no ha sido respetada como es propio de un sistema democrático auténtico”.

Manifestaron que “urge recuperar el Estado de Derecho, en donde el poder está sujeto a la ley”, porque de lo contrario no habrá avance democrático y se repetirán continuamente los errores del pasado, “que podrían conducir al país a mayores divisiones, a enfrentamientos violentos y al retroceso económico y social”.

CEN se renueva

Antes de leer el comunicado, los obispos anunciaron el cambio en la dirección de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, quedando como presidente monseñor Sócrates René Sándigo Jirón, Obispo de Juigalpa; vicepresidente, monseñor César Bosco Vivas Robelo, Obispo de León; secretario general, monseñor Silvio José Báez, Obispo Auxiliar de Managua; ecónomo general de la CEN, monseñor.

Monseñor Silvio Báez. MELVIN VARGAS / END.