•  |
  •  |

Autoridades de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, destacaron ayer como principales proyectos de inversión, el plan contingente que la empresa ha ejecutado desde el año pasado en 44 barrios de la capital que no tenían acceso a agua potable, para llevarles el servicio hasta por 16 horas diarias.

Ervin Barreda, Presidente Ejecutivo de Enacal, explicó ayer en una comparecencia en el oficialista Canal 8 de televisión, que, hasta la fecha, este plan lleva una ejecución del 95%.

Agregó que el programa se extendió a 22 puntos más en la capital, donde también se han considerado dentro de los planes contingentes, por estar pasando una situación crítica, sin destacar montos económicos del proyecto.

“Hemos pasado a promedios de 6 horas, 12 horas y 16 horas de abastecimiento en estos barrios donde la situación era crítica. El plan ha sido todo un éxito, porque además de la instalación de nuevas redes, se ha complementado con la implementación de nuevos sistemas de producción de agua para producir 124 millones de galones por día, más que los promedios del año pasado, que anduvieron por 110 millones de galones por día producidos”, agregó.

En lo referido a la captación de recursos, la empresa tiene un déficit en la colecta por la mora que mantiene un porcentaje de usuarios.

Agregó que el plan de inversiones depende de la cooperación internacional, pero aseguró que existe financiamiento para proyectos en los próximos cinco años, sin detallar montos específicos.

Presupuesto no es suficiente
El presupuesto asignado para el año próximo a la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, que refleja  la propuesta de Presupuesto General de la República, aumentó con respecto a 2011, pero el monto establecido no permitirá ejecutar mayores inversiones para poner en marcha programas de agua potable y saneamiento de forma directa.

La partida económica que tiene asignada la empresa aguadora es de 273 millones 97 mil córdobas, y la mayor parte está destinada a los gastos operativos de la empresa.

Se destina un mínimo de 48 millones de córdobas para cubrir la contrapartida de recursos para proyectos, que necesariamente tienen que ser financiados por organismos de cooperación internacional.

Barreda reconoció que el problema en los barrios no está resuelto en su totalidad, y que se necesita hacer más, porque todavía hay cinco puntos donde el agua aún no llega de manera normal.

Resaltó la ejecución del Programa de Agua Potable para Managua, Prasma, que se desarrolla en 27 barrios capitalinos, para ampliar las redes de abastecimiento, el que se financia con dinero del Banco Mundial, BM, fondos que fueron aprobados hace dos años.

“En la medida que se ha podido, se ha mejorado el servicio, no de la manera que quisiéramos, pero se ha ampliado el abastecimiento en los barrios por más de cuatro horas, donde antes solo llegaba en la madrugada y la población lo valora”, agregó.

Más fondos

Barreda destacó que aún la empresa posee muchas pérdidas en las redes, pero que este año iniciarán un proyecto que es financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y fondos españoles, para reducir el índice de pérdidas y sectorizar la distribución de agua en la capital.

“Esto nos permitirá determinar la cantidad de agua producida, para tener un control exacto de la consumida. Así controlaremos las pérdidas comerciales por agua no facturada y pérdidas técnicas por fugas en la red”, señaló.