•   ISLA DE OMETEPE  |
  •  |
  •  |

El Tribunal  de Apelaciones de Granada  ordenó a la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales, EAAI, paralizar  las labores del proyecto de rehabilitación y ampliación del aeródromo de Moyogalpa, Isla de Ometepe, luego de que uno de los  dueños de la propiedad donde se ejecuta la obra recurriera de amparo ante el tribunal granadino, por considerar que con la  ejecución del proyecto le están cercenando 21 manzanas de   su  propiedad.

Como se recordará, la EAAI no disponía de tierras para ejecutar el proyecto del aeropuerto, y, por ende, el 9 de junio de este año, las tierras donde se ejecuta la obra  fueron declaradas de utilidad pública, pero los lugareños se negaron a salir, y en repuesta, el 10 de agosto, la EAAI, representada por Magdalena Sandoval Rodríguez, tramitó en el Juzgado de Distrito Civil de Rivas, una demanda de expropiación forzada de 34 manzanas de tierras, que pertenecían a varias familias de la comarca La Paloma.

Entre los argumentos para exigir la expropiación, Sandoval Rodríguez señaló que la EAAI incorporó en sus planes de desarrollo del sistema aeroportuario nicaragüense, el proyecto de la rehabilitación y de la ampliación del aeropuerto  de La Paloma, en Moyogalpa, y que para hacerlo realidad, iniciaron desde agosto de 2010 a buscar a los dueños de las propiedades aledañas al lugar donde se habilitaría la terminal aérea, con el fin de comprarles las tierras.

Sin embargo, no hubo arreglo de compra venta entre los pobladores y la EAAI, ya que los primeros aducían que les estaban comprando sus tierras a precio “guate mojado”, mientras los de la EAAI, alegaron  que los dueños de las propiedades  sobrevaloraron los inmuebles hasta en un 500%, y prefirieron demandar la  expropiación forzada para iniciar las labores del proyecto.

No obstante, uno de los primeros en oponerse a la expropiación fue Juan Carlos Arcia, ya que introdujo un recurso de amparo en la Sala Civil del Tribunal de Apelaciones de Granada, mediante su apoderado legal, Ernesto Zambrana, y el 7 de noviembre los magistrados de dicha sala decidieron darle trámite a dicho recurso, y ordenaron al gerente general de la EAAI,   Orlando Castillo, que “se abstenga de ejecutar obra alguna en el inmueble   propiedad del recurrente, a quien le depararían perjuicios”, dice el auto.

La obra se ejecuta gracias a un crédito por US$12 millones que la EAAI solicitó a Caruna para la construcción de ese aeropuerto, y el de San Juan de Nicaragua, aun cuando ambos proyectos ya habían sido financiados por el BID.

Procurador al tanto
De acuerdo con una copia del contrato entre la EAAI y Caruna, publicada en septiembre por EL NUEVO DIARIO, los US$12 millones que otorgó en crédito a la terminal, se financiarán a 17 años de plazo con una tasa de interés corriente anual de 9%, y le generará ganancias por intereses de hasta US$18,360,000.

Según la sentencia de la Sala Civil del Tribunal de Apelaciones de Granada, la decisión de paralizar las obras, es con el objetivo de preservar el derecho que el recurrente alega estar en peligro (21 manzanas de tierra), y aseguran que será la Sala  Constitucional de la Corte Suprema de Justicia la que se pronunciará definitivamente “sobre el fondo del asunto”.

A la vez, pusieron al tanto del caso, al Procurador General de la República, Hernán Estrada, pero pese a la orden  de paralizar las obras, los trabajos de la construcción del aeródromo continúan en Moyogalpa.